Desde que Frank Cuesta comenzase su periplo televisivo denunciando la situación de los animales en el mundo, son muchos los detractores que se ha ganado en pos de la libertad de los seres vivos. El herpetólogo ha hablado, por ejemplo, de la realidad de los circos, lugares que rechaza completamente porque mantienen en cautividad a animales salvajes. Munika, era una de ellas hasta que Cuesta logró sacarla de allí tras cuatro años batallando. Gracias a su empeño la osa ha pasado de vivir en una jaula de 20 metros cuadrados a un recinto veinte veces mayor junto a otros de su especie.

Otra de las realidades incómodas son las cacerías que se practican en los safaris de África y a los que el presentador de Wild Frank ha puesto en jaque en más de una ocasión. Todo ello, ha llevado el leonés a vivir en un situación continúa de peligro. De hecho, tal y como denuncia a través de un vídeo, se siente amenazado.

Frank Cuesta, en el circo Frank Cuesta, en el circo (DMax)

“Os quiero enseñar algo”, comenzaba Cuesta en las siguientes imágenes donde mostraba un pequeño cobertizo que utiliza como garaje para guardar su coche. “Estas son las cosas que me hacen continuamente. Me dejan animales muertos, en este caso ha sido una serpiente”. Al acercar el objetivo del teléfono se pude ver el cadáver del reptil colgando de una valla junto al techado. Pero no solo eso.

”Otras veces me dejan la cabeza de un cerdo, o un pájaro, me lo tiran justo donde dejo el coche. Esta es la manera de amenazarte, la manera de decirte: ‘no te metas por aquí, no te metas por allá’. Llevamos así muchísimos años. Lo que pasa es que estos hijos de puta se van a tener que joder. Porque parar, no vamos a parar”, concluía.

Este “día a día” en el que Frank Cuesta se encuentra no le asusta. Y como vemos, le anima a continuar para evitar que se sigan produciendo injusticias. De hecho, en las redes encuentra el apoyo de todos sus seguidores que tras colgar el mencionado vídeo no han dudado en escribirle mensajes. “Héroe” y “crack”, le denominan. Y le piden que sea “fuerte” para que la “maldad” no avance.

Deja un comentario