El expresidente de BBVA Francisco González ha decidido abandonar “temporalmente” sus cargos en la Fundación y en el banco mientras concluyen las investigaciones en curso sobre el ‘caso Villarejo’ “y para evitar que se utilice su persona para dañar a la entidad”. La renuncia llega tras el escándalo del espionaje del expolicía para la entidad, que actualmente investiga la Audiencia Nacional, y en vísperas de la junta de accionistas que el banco va a celebrar este viernes en Bilbao.

En una carta remitida al presidente del banco, Carlos Torres, González se muestra convencido de que su decisión “ayudará a entender con qué rigor, falta de interés personal y compromiso hemos trabajado durante tanto tiempo”.

González, que pide a su sucesor que traslade la carta al consejo de administración con todo su “afecto y gratitud”, señala que desde hace un año “hemos sufrido una larga y continua agresión mediática derivada de las investigaciones policial y judicial, sobre un caso de gran repercusión periodística en torno a un excomisario de policía y su trabajo al frente de una empresa de investigación contratada en su día por el banco”.

El pasado 14 de enero, Torres, que en diciembre se convirtió en el sustituto de González en la presidencia ejecutiva del BBVA, informó en otra carta dirigida a sus empleados que la entidad había “ampliado el alcance de la investigación” interna tras aflorar una grabación sobre la supuesta supervisión del expresidente de la entidad a las escuchas realizadas por Villarejo.

Diversas informaciones periodísticas han sacado a la luz cómo a través de escuchas telefónicas se hacía seguimiento a los rivales del banco, como el presidente de Sacyr Luis del Rivero, el empresario Juan Abelló, y Miguel Sebastián, el entonces jefe de la Oficina Económica del presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. 

En la citada carta, Torres aseguró que en el banco estaban “escandalizados” por las “informaciones aparecidas en los medios a partir del 9 de enero”, que desvelan las escuchas ilegales. “De ser ciertas, se trataría de conductas indudablemente graves, deplorables, diametralmente opuestas a lo que somos y a lo que todos nosotros representamos”, añadía.

La Audiencia Nacional está llevando a cabo una investigación en una pieza separada del caso Villarejo por el supuesto encargo del BBVA al comisario para investigar a los implicados del intento de compra del banco por parte de la constructora Sacyr.




Source link

Deja un comentario