El sistema de salud público del Reino Unido está vivendo un caos en estas semanas festivas, pero la primera ministra británica, Theresa May, niega que haya una crisis.

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, se disculpó este jueves por el mal funcionamiento del Sistema Nacional de Salud (NHS), informa The Guardian

La mandataria visitó un hospital público después de que se conociera que la semana pasada 16.900 personas quedaron recluidas en ambulancias a la espera de poder ingresar en los servicios de urgencias del país y 24 pacientes murieron de gripe después de un repentino aumento de la enfermedad causada por el virus.

A pesar de reconocer que existen deficiencias en su funcionamiento, May negó que haya una crisis en el sistema de salud británico.

Según denunció una ciudadana preocupada, que prefirió mantener el anonimato, el tiempo de espera en las urgencias de los centros del NHS es tan largo que algunos pacientes se ven obligados a tumbarse en el suelo.

La mujer, de 57 años, cuyo esposo fue ingresado en el hospital de Pinderfields (Wakefield, condado de West Yorkshire) tomó fotos de los hechos que denuncia y se las envió, como evidencia, a la oficina de una parlamentaria local.

Las imágenes estaban acompañadas de un comentario de la mujer en el que aseguraba que la situación no se debía a la temporada festiva, sino que es algo habitual en los hospitales británicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.