Tanto el ex presidente de la ANC y número 2 de Junts per Catalunya, Jordi Sánchez, como el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, y el conseller de Interior cesado Joaquim Forn han coincidido en asegurar ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que el referéndum del 1-O no tenía efectos legales y han renunciado a la vía unilateral para lograr la independencia de Catalunya.

Así lo han manifestado los tres en su interrogatorio ante el instructor, a quien le han pedido que les ponga en libertad dado que van a defender las vías constitucionales para defender su proyecto político.

Sànchez ha ido más allá y ha asegurado que renunciará a su escaño como diputado en el Parlament de Catalunya si su partido o el Govern continúa con la intención de seguir por la vía unilateral.

Ambos están actualmente en prisión incondicional por un delito de sedición por movilizar a ciudadanos partidarios de Catalunya para actuar contra la Guardia Civil y por acudir a un referéndum declarado ilegal.

Durante la declaración, celebrada a petición propia, ha defendido que todas las movilizaciones, concentraciones y manifestaciones convocadas por las asociaciones se hicieron pacíficamente. Además, se ha opuesto frontalmente a cualquier acto de violencia, según explican fuentes presentes en el interrogatorio.

Jordi Sànchez

En ningún momento quiso impedir la labor de la comisión judicial el 20 de septiembre

Además, ha subrayado que la votación del referéndum el 1 de octubre no tenía efectos legales, restando así responsabilidad e importancia a lo ocurrido. Respecto a los hechos del 20 de septiembre, cuando las dos asociaciones convocaron concentraciones en la puerta de la Conselleria d’ Economia mientras la Guardia Civil realizaba un registro judicial, Sànchez ha defendido que en ningún momento quiso impedir la labor de la comisión judicial enviada por el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona que investigaba la preparación del referéndum.

Ha defendido que desde la ANC nunca se hicieron llamamientos a la violencia sino todo lo contrario. Según ha insistido, trabajaban activamente por el civismo en las movilizaciones.

Sánchez ha pedido al magistrado que le deje en libertad aunque su letrado, Jordi Pina, lo hará por escrito una vez finalicen las declaraciones tanto de Cuixart como del ex conseller de Interior, Joaquim Forn, convocadas para hoy. Después de presentar el escrito, el magistrado dará traslado a la Fiscalía y al resto de las partes para que informen sobre la petición.

Jordi Cuixart

No se pretendió vulnerar la ley

Tras finalizar la declaración de Sánchez, comenzó Cuixart. Al igual que el presidente de ANC, el máximo responsable de Òmnium ha quitado importancia legal al referéndum al sostener que el único referéndum legal por la independencia de Catalunya será el que convoque el Gobierno español.

Además, según fuentes presentes en el interrogatorio, Cuixart ha mantenido también la tesis de los miembros de la Mesa del Parlament que declararon en esta misma causa como investigados por un delito de rebelión. Ha asegurado que la declaración unilateral de independencia anunciada el pasado 27 de octubre fue “simbólica”.

Así, ha indicado que nunca se buscó vulnerar la ley y reconoce que por las vías utilizadas hasta ahora no se puede conseguir la independencia de Catalunya. Los objetivos que se deben buscar ahora son el acuerdo y la legalidad. “Todo ha de ser de acuerdo a la ley y a la Constitución”, ha alegado ante el instructor, según fuentes jurídicas.

Cuixart ha defendido sus convicciones pacifistas y ha rechazado la violencia. Las movilizaciones convocadas por las asociaciones no buscaban, según lo afirmado por él, coaccionar al Estado sino manifestar la opinión de la gente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.