El exconseller de Interior, Joaquim Forn, ha acusado al coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, encargado de la coordinación de los tres cuerpos policiales para el 1 de octubre, de realizar “manifestaciones extravagantes” sobre el operativo de los Mossos d’Esquadra y que según él estuvo orientado a permitir el referéndum a pesar de las órdenes judiciales.

”Queremos poner de manifiesto que en su declaración (en referencia a Pérez de los Cobos) produjo manifestaciones tan extravagantes como que, a pesar de ser el coordinador del dispositivo operativo, no conocía las pautas de actuación de fecha 29 de septiembre articuladas por Mossos d’Esquadra y que se presentaron ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya”.

Así lo señalan los letrados de la defensa de Forn, David Pérez-Esqué y Cristóbal Martell, en su recurso de reforma contra el auto de procesamiento acordado el pasado viernes por el magistrado del Tribunal Supremo por los delitos de rebelión y malversación de caudales públicos.

En el escrito, la defensa pretende desmontar las afirmaciones de Pérez de los Cobos, quien aseguró que el operativo de los Mossos estaba destinado a permitir el 1-O por indicaciones del conseller de Interior de aquel momento. Además, afirmó que no conocía extremos tan relevantes como la intención del cuerpo policial de enviar un binomio de agentes en cada centro de votación.

Afirmaciones desmentidas

Esta afirmación fue desmentida por varios mandos de los Mossos, que aseguraron también ante el juez que su operativo fue puesto en conocimiento del coronel de la Guardia Civil. “Además cumple señalar que la distribución de los agentes de la forma en que se hizo por parte de la Prefectura del Cuerpo obedeció a razones técnicas que han sido orilladas por completo”, sostienen los letrados.

Según recoge el escrito, el dispositivo policial acordado en las reuniones de coordinación celebradas antes del día 1 de octubre, lideradas por el coordinador del dispositivo designado por el TSJC (y con la participación de los mandos de los tres cuerpos policiales) partió de la constatación de dos premisas. “Por un lado, se tuvo en cuenta el elevado número de locales de votación (más de 2.200) repartidos por todo el territorio de Catalunya. Por el otro, se consideró el número de efectivos disponibles por parte de los tres cuerpos policiales”, añade.

Asimismo, Forn niega que él participara en el operativo de los Mossos y recoge la declaración del actual comisario jefe de la Policía de la Generalitat, Ferran López, quien afirmó que el exconseller no había tenido “participación ni directa ni indirecta en el diseño del dispositivo operativo para el 1 de octubre”.

Una violencia irreal

Por otro lado, el recurso intenta desmontar la tesis del magistrado de que en el 1-O hubo actos violentos cuyos objetivo era conseguir la independencia de Catalunya. “Asumidos dialécticamente todos los episodios violentos del auto, su conjunto es absolutamente inidóneo (tentativa absolutamente irreal) para conseguir la ruptura del Estado español. La desobediencia de cientos o miles de personas desarmadas frente a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no iban a poder conseguir, ni remotamente, la finalidad que se le atribuye al Gobierno de la Generalitat”, sostiene.

Además, apunta que aún llegándose a acreditar efectivamente la realidad de las agresiones y enfrentamientos “deberá convenirse que por sí mismos no serían expresivos de un alzamiento público y violento en términos de rebelión”. Y añade: “Aún menos cuando las agresiones y enfrentamientos que se relatan estarían en todo caso orientados a garantizar la efectividad de la jornada de votación, y no a declarar la independencia de una parte del territorio nacional”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.