El primer fin de semana del año en México no ha dado tregua. La violencia continúa en el país norteamericano y entre el viernes y el domingo ha habido más de setenta asesinatos.

Entre la última hora del viernes y el sábado, las disputas entre los cárteles de Juárez y Sinaloa dejaron al menos 32 muertos. Ciudad Juárez fue el epicentro, con 23 fallecidos, mientras que hubo siete en Chihuahua capital, uno en Bocoyna y otro en Cuauhtémoc. Entre las víctimas hubo cinco mujeres, según informa el diario mexicano La Jornada.

Un dirigente de Ciudad Juárez explicó que la mayor parte de los fallecidos del viernes pertenecen a la pandilla de Los Mexicles, parte de Gente Nueva (cártel de Sinaloa) que disputa a Los Aztecas (cártel de Juárez) el narcomenudeo, según el diario.

Además, el viernes, los cuerpos desmembrados de cinco personas fueron abandonados en el oriental estado de Veracruz, informaron autoridades policíacas. Los restos humanos y sus cabezas aparecieron sobre un taxi en una carretera del municipio de Tlacotalpan, en la región centro-sur de Veracruz.

En el lugar fue abandonado un vehículo marca Nissan, utilizado como taxi, donde fueron halladas cinco bolsas negras con restos humanos y cinco cabezas sobre el maletero del mismo. Junto a ellas, apareció un mensaje atribuido al crimen organizado, en el que el Cártel Jalisco Nueva Generación se adjudicaba el asesinato.

La violencia continuó en Chihuahua el domingo. Diego Herrera Escárcega, regidor por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el municipio de Balleza, y tres miembros de su familia fueron asesinados a balazos, según La Jornada. Además, otras seis personas fueron ejecutadas a lo largo del día.

Asimismo, entre la noche del sábado y el domingo hubo 19 asesinatos en Baja California Sur, Colima, Zacatecas y Nuevo León. Según el periódico mexicano, siete civiles armados murieron en un enfrentamiento con marinos en Los Cabos (Baja California Sur), seis en un rancho de Tecomán (Colima), cuatro en Zacatecas, entre ellas una niña de tres años, y dos adolescentes en Escobedo (Nuevo León).

Asimismo, este domingo, once personas murieron en un enfrentamiento entre civiles armados en la comunidad de La Concepción del municipio de Acapulco, sureño estado mexicano de Guerrero, y tras la posterior intervención de fuerzas estatales y federales.

El portavoz de seguridad de Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, indicó que unos 120 policías ministeriales del estado, apoyados por soldados del Ejército y agentes de las policías Estatal y la Federal, tomaron el control de La Concepción después de que durante la madrugada de este domingo se registrara un enfrentamiento entre civiles armados que dejó ocho muertos.

Las fuerzas de seguridad desarmaron y arrestaron a 30 policías comunitarios “que portaban 580 dosis de marihuana”, aseguró el portavoz en conferencia de prensa. Las autoridades no precisaron la identidad de quienes participaron en el enfrentamiento suscitado en la madrugada, aunque medios locales indicaron que la balacera se dio entre policías comunitarios y un grupo armado al que no identificaron.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.