[ad_1]

Esta semana se recordará de forma generalizada como aquella en la que Facebook sufrió la mayor interrupción en su servicio a lo largo de la historia. No solo estuvo caída la propia Facebook, sino que también se quedó caída en el proceso Instagram. Para muchos usuarios simbolizó un tiempo oscuro en el cual no supieron qué hacer, dado que viven conectados a estas redes sociales de una manera impepinable. ¿Pero cuál ha sido el motivo de la interrupción en los servicios? ¿qué le ha pasado al gigante de las redes sociales para encontrarse en esta situación?

Por desgracia para los buscadores de morbo, la respuesta de qué es lo que ha ocurrido es más simple de lo que podamos imaginar. Porque según Facebook, el motivo de la caída es un cambio en la configuración de un servidor. ¡Simplemente! Bueno, por supuesto que no es algo simple, pero en términos de lo que se podía esperar, sí que le resta un poco de emoción al salseo.

Cuando comenzaron los problemas la red social que suma 2 mil millones de usuarios en el mundo entero empezó a perder funcionalidades y el acceso a la misma. Muchos usuarios se trasladaron a Twitter, donde ya sabemos que todo se vive más en el momento, para preguntar qué estaba ocurriendo. Pero el problema fue tan drástico que incluso 1 día después aún seguían los problemas.

El problema es que el proceso de recuperación no fue precisamente simple. Facebook afirmó que después de descubrir qué había pasado tuvieron que actuar para que no se repitiera y que luego tuvieron que esperar a que los sistemas se recuperaran. Gestionar una red social con 2 mil millones de usuarios y teniendo en cuenta que también estaba Instagram de por medio, no era algo precisamente fácil. Con Instagram el proceso fue similar, dado que se cayó casi en el mismo momento y se recuperó de una manera paralela. Lo único que cambió es que Instagram sí que anunció la vuelta del servicio desde el perfil de Twitter, algo que Facebook posiblemente no haga para no darle coba a la competencia.

Algo que frustró a los usuarios fue ver que dependiendo de cada uno se producían unas reacciones al intentar entrar o publicar en Facebook. Algunas personas se encontraban con un mensaje típico de “algo ha ido mal” y a otros les aparecía la señal de “caída por mantenimiento”. Este contraste entre una experiencia y otra llevaba a que la gente todavía estuviera más nerviosa por si estaba pasando algo que no desconocían o que no estaba controlado del todo. Eso sí, la caída fue masiva, pero no para todo el mundo. Principalmente afectó a Estados Unidos y Europa, mientras que también se notó en zonas específicas de Asia, Australia y Sudamérica, pero a menor nivel.

usuario de Facebook

Durante el tiempo en el cual Facebook estuvo con el problema del servidor también funcionó de una manera errónea el servicio de WhatsApp, aunque en este caso solo en lo relacionado con el envío de fotos. Los usuarios de Oculus, el headset de realidad virtual propiedad de Facebook, también tuvieron algunos problemas de acceso, pero nada en cualquier caso como para que fuera dramático.

Según el equipo de Downdetector, a lo largo del periodo en el que hubo problemas con estos servicios, se recibieron nada más y nada menos que 7,5 millones de informes de fallo. La consecuencia de esto es que se ha determinado que ha sido el mayor apagón que ha tenido este servicio que se dedica a contabilizar las paradas de servicio para ayudar a los usuarios. Hasta ahora el primer puesto lo ocupaba YouTube, cuya caída en octubre de 2018 le llevó a tener 2,7 millones de informes de error. La cuestión con este “éxito” obtenido por Facebook, Instagram y WhatsApp, es que definen muy bien la dependencia que tienen los usuarios acerca del uso de estos servicios.

A raíz de este problema se ha generado una corriente de debate y opinión sobre lo que debería hacer Facebook en relación a distintos factores. Por ejemplo, todo su negocio de publicidad que tiene dentro de la red social también se cayó, llevó a que hubiera campañas activas gastando, pero no generando ingresos indirectos, ¿debería la empresa devolver la inversión a los anunciantes? No hay mucha duda de ello, pero la compañía ha mencionado que prefiere que sean datos que queden de forma privada y que se comunicarán a las personas y empresas afectadas de una manera individual.

Lo que también ha hecho Facebook ha sido dejar muy claro que en todo el proceso de caída de sus redes sociales no hay ningún tipo de intervención de hackers. Han querido que todo el mundo sepa que no ha sido un ataque DDoS o algo parecido, dado que no quieren que se genere una corriente de miedo en relación a sus servicios. En este caso solo ha sido un error interno.

Foto: geralt – 27707

[ad_2]

Source link