Ricardo Martinelli, expresidente de Panamá, seguirá confinado en una prisión de Miami, luego de que la jueza Marcia G. Cooke, de la Corte Federal del Distrito Sur de Florida (EE.UU.), echó para atrás la decisión de otorgarle libertad bajo fianza.

La medida obedece a una petición de los fiscales que llevan el caso en suelo estadounidense, quienes pidieron reconsiderar la orden de libertad. En su resolución final, la jueza admitió que existe el riesgo de que el mandatario pueda fugarse y evite con ello su extradición, informó la prensa panameña.

La magistrada había otorgado el martes libertad bajo fianza por un millón de dólares a Martinelli, quien se encuentra arrestado en Miami desde mediados de junio pasado. La justicia panameña lo acusa de escuchas ilegales durante su administración.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.