El exjefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, Hassan Firouzabadi, afirmó que varios extranjeros viajaron a su país como turistas, activistas o científicos para espiar las actividades nucleares del país con el uso de los reptiles.

“Varias personas llegaron a Irán hace años con el pretexto de trabajar para recaudar fondos para los palestinos”, recordó en una entrevista con la agencia ILNA.Firouzabadi explicó que los agentes de seguridad de su país comenzaron a sospechar porque los extranjeros elegían rutas poco habituales en sus viajes a diferentes ciudades iraníes.

“Si alguien quiere recaudar fondos para Palestina, debería ir a Teherán e Isfahán, donde hay mucha gente con dinero, no viajar al medio del desierto”, subrayó el antiguo jefe el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas persas. Posteriormente, a estas personas se les permitió abandonar el país, pero se les confiscaron sus pertenencias: entre ellas encontraron diferentes tipos de reptiles, caimanes, lagartos y camaleones.

El general agregó en la entrevista que los especialistas se dieron cuenta de que la piel de los reptiles era capaz de “absorber las ondas atómicas”, por lo que las autoridades iraníes llegaron a la conclusión de que los dueños de los lagartos eran espías que trataban de encontrar la ubicación de las minas de uranio y las instalaciones nucleares del país de Oriente Medio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.