Horas después del ataque aéreo, Europa saca pecho ante Irán y Siria. Las fuerzas militares estadounidenses, británicas y francesas bombardearon con más de 100 misiles, algo que no ha tardado en encontrar las reacciones de los países, que evidencian la brecha geoestratégica que ha abierto la guerra.

Siria

El Asad acude al trabajo como si nada

Tras los fuegos artificiales, fin de fiesta en la plaza de los Omeyas. O por el contrario, una mayor resignación. Ni los sirios partidarios de El Asad ni sus enemigos se mostraban ayer impresionados por el bombardeo a dianas del régimen. En Damasco, algunos de los primeros vitoreaban antes del alba la luminosa respuesta de las baterías antiaéreas, que luego celebrarían en las calles. Según el ejército, tres cuartas partes de  los “ciento diez proyectiles” habrían sido abatidos.

El presuntamente gaseado Ejército del Islam también mostraba su desengaño ante el ataque a predios vacíos: “Una farsa, si mantienen al criminal”. Y en Idlib, último gran feudo de islamistas de toda ralea, dos tenderos se desahogaban: “Esto no sirve para nada. Antes, quizás. Ahora, solo si le dan en la cabeza a El Asad”.

Pero al presidente lo mostraba ayer la televisión acudiendo al trabajo como si nada. “Las fuerzas occidentales coloniales han reconocido así su apoyo al terrorismo”, exclamó lacónico. 

El Comité de Negociaciones descifra así el mensaje: “No debe matar niños con armas químicas, sólo convencionales”.

Francia

El estreno de un misil digno de la ‘grandeur’

El Gobierno francés está satisfecho de haber castigado al régimen de Asad y de que su país sea percibido, de nuevo, como una potencia militar global y a la vanguardia tecnológica. El mayor exponente de la grandeur ha sido el uso, por primera vez en condiciones de guerra, del misil de crucero naval (MdCN), equivalente al Tomahawk estadounidense. Tres de ellos fueron disparados desde fragatas situadas en el Mediterráneo oriental. Los MdCN, que pesan 1.400 kilos y tienen un alcance de 1.000 kilómetros, cuestan, por unidad, 2,86 millones de euros, el doble que los Tomahawk. Además, Francia empleó 5 cazabombarderos Rafale –que lanzaron 9 misiles de crucero Scalp–, 5 Mirage de escolta, 6 aparatos cisterna para reabastecimiento en vuelo y 2 aviones Awacs de control y coordinación de la operación. El expresidente François Hollande, que quiso atacar Siria ya en el 2013, se felicitó por la acción. Entre los partidos de la oposición, sólo los socialistas avalaron la participación en el ataque, mientras que Los Republicanos (derecha), el Frente Nacional (ultraderecha) y Francia Insumisa (izquierda radical) la criticaron.

Reino Unido

May aprovecha para lanzar un aviso a Rusia

Los misiles Storm Shadow disparados por cuatro Tornado británicos que habían despegado de una base en Chipre tenían como objetivo destruir o al menos dañar unas instalaciones químicas en Homs. Sin embargo, las palabras de la primer ministra Theresa May después del ataque parecían más destinadas a Putin que a Asad. “No podemos permitir que el uso de armas químicas sea normalizado en Siria, en las calles del Reino Unido o en cualquier otra parte de nuestro mundo”, dijo May. No mencionó a Rusia pero fue muy clara su alusión implícita al ataque con gas nervioso perpetrado en Salisbury, el mes pasado, contra un exespía ruso, Sergei Scripal, y su hija. Según la jefa del Gobierno británico, el bombardeo aliado “es una clara señal a cualquiera que crea que puede usar armas químicas con impunidad”. El ataque no perseguía “ni intervenir en la guerra civil ni lograr un cambio de régimen”. El líder laborista, Jeremy Corbyn, cuestionó la legalidad de las acciones militares, deploró que se hubiera marginado al Parlamento y que Londres actuara con seguidismo hacia Trump.

España

Rajoy lo ve “legítimo y proporcionado”

El presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, dio su aval a la operación encabezada por EE.UU., a pesar de que al Ejecutivo le hubiera gustado que fuera una acción concertada por la comunidad internacional y que contara con el apoyo de las Naciones Unidas. Aun así, considera que el ataque fue “legítimo y proporcionado”. Para Rajoy, la gravedad de utilizar armas químicas contra la población civil siria “no podía quedar sin respuesta”, porque a su juicio es un “ataque contra la humanidad”. El Gobierno español hubiera preferido “una operación internacional concertada”, pero dada la gravedad de lo ocurrido España secunda la acción.

España no participa en la operación, pero las bases en territorio español fueron utilizadas por Estados Unidos. Dos aviones de aprovisionamiento en vuelo de la fuerza aérea de norteamericana, con base en Zaragoza, prestaron apoyo logístico a la operación, según fuentes del Ministerio de Defensa español. Además, un destructor con base en Rota también ha participado, aunque el buque hacía operaciones rutinarias en el Mediterráneo oriental desde antes del ataque químico en Duma.

Irán

“El ataque es un crimen”, dice Jamenei

Irán no se caracteriza por responder rápidamente, y menos en un día festivo como el de ayer. Por eso no dejó de llamar la atención la rapidez con que el líder supremo Alí Jamenei catalogó el ataque en Siria como un “crimen”. Los mandatarios de EE.UU., Francia y Reino Unido, en consecuencia, son “unos criminales”. “No se beneficiarán de este ataque”, añadió el ayatolá Jamenei, que desde el comienzo de la guerra en el 2011 ofreció su apoyo al régimen de Bashar el Asad. Siria, como argumenta el Gobierno de Teherán, fue el único país de la región que apoyó a Irán durante la larga guerra contra Irak en la década de los ochenta. Siria también es un aliado en el “frente de resistencia” a Israel, del que también forman parte Hamas y Hizbullah. El presidente Rohani, en un acto junto a Jamenei para conmemorar el día que Mahoma fue designado profeta, se preguntó si “¿EE.UU., el régimen sionista y sus aliados, especialmente Reino Unido y Francia, no han tomado nota de lo que ha pasado en la región en los últimos 17 años?”, en alusión a las consecuencias de la presencia de las potencias occidentales en Irak y Afganistán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.