Todos los propietarios titulares de un vehículo deben abonar anualmente el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). Se trata de un tributo municipal vinculado al propio vehículo y no a su uso, por lo que es de obligado pago independientemente de que el ejemplar circule por la vía pública o permanezca en el garaje sin salir. Sólo cuando el vehículo se da de baja en la Jefatura Provincial de Tráfico ya no es necesario abonar lo.

La gestión, la liquidación, la inspección y la recaudación corresponden al Ayuntamiento del domicilio que consta en el permiso de circulación. Asimismo, cada uno establece las tarifas a abonar dentro de unos límites marcados por ley. Esta libertad de elección conlleva grandes diferencias de pago por un mismo vehículo según la localidad en la que deba tributarse, lo que demuestra que no todos los ciudadanos son iguales ante la Hacienda pública.

Los propietarios del vehículo deben pagar cada año el impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica Los propietarios del vehículo deben pagar cada año el impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica

Según Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que cada año elabora un estudio comparativo sobre las tarifas por municipios españoles, “se evidencia la existencia de paraísos fiscales para algunos automovilistas”. Prueba de ello es el titular de un turismo de 20 CV fiscales paga en Melilla 56 euros, mientras que el propietario de un coche de idénticas características debe abonar 355’8 euros en Vitoria, es decir, seis veces más.

Lo mismo pasa entre estas dos ciudades con las motocicletas de 600 centímetros cúbicos: el impuesto de circulación de estas monturas cuesta 15,15 euros en la primera y 83,01 euros en la localidad vasca. Las diferencias también son notables en los automóviles de tipo medio, de unos 11 CV fiscales. Estos vehículos pagan 17,04 euros en el Ayuntamiento de Melilla; 59 euros en Madrid y 85,78 euros en San Sebastián.

Ceuta y Melilla es donde menos se paga por este impuesto

A nivel peninsular, los consistorios españoles que, en términos generales, menos cobran por este tributo son Zamora, Cáceres, Valencia y Jaén. En el otro lado de la balanza se encuentran las dos mencionadas ciudades de Euskadi y Bilbao. Barcelona y Madrid tienen unos precios similares a los del grueso de poblaciones analizadas. Al final del artículo adjuntamos una tabla comparativa, realizada por AEA, con la información completa de tarifas para turismos y motocicletas.

El precio que se debe abonar por cada vehículo cambia según distintas variables. La primera, como hemos señalado, depende del municipio que conste en el permiso de circulación. La segunda corresponde al tipo de vehículo por el que se tributa, pues se grava de manera distinta a turismos, motocicletas, autobuses, camiones, tractores y remolques. La tercera tiene en cuenta la potencia y el nivel de emisiones, de manera que cuanto más potente sea el vehículo y más contamine mayor será la cantidad a pagar (existen bonificaciones a los modelos más limpios).

El precio que se debe abonar por el impuesto de circulación cambia según distintas variables del vehículo El precio que se debe abonar por el impuesto de circulación cambia según distintas variables del vehículo (MapsGoogle)

Aunque, a priori, todos los titulares de los vehículos, sean personas físicas o empresas, deben pagar el impuesto, existen diversas excepciones. Por ejemplo, están exentos los vehículos oficiales del Estado, de representaciones diplomáticas, destinados al trasporte público urbano, ambulancias, de uso agrícola y los adaptados a personas con movilidad reducida.

En el caso de querer vender el vehículo, el pago del impuesto corre a cargo de quien es propietario del vehículo a 1 de enero de ese año. Si el titular da de baja su ejemplar en la Jefatura Provincial de Tráfico por desguace solo pagará por los trimestres que han tenido el vehículo dado de alta.

Tabla comparativa de los precios que se pagan por el impuesto de circulación en España Tabla comparativa de los precios que se pagan por el impuesto de circulación en España (AEA)

Deja un comentario