Investigadores de la Universidad de Bonn (Alemania) revelaron que la llamada dieta occidental, que se caracteriza por tener altas tasas de consumo de grasas e hidratos de carbono, provoca una reacción del sistema inmune similar a la que experimenta el ser humano cuando sufre infecciones, una situación que aumenta el riesgo de padecer procesos inflamatorios crónicos y enfermedades como la diabetes y la arteriosclerosis.

Durante un mes, esos especialistas alimentaron a ratones con una dieta alta en calorías y un bajo contenido de fibra. En ese espacio de tiempo, los roedores desarrollaron procesos inflamatorios y su sangre presentó grandes cantidades de glóbulos blancos, que participan en la lucha contra agentes patógenos.

La conclusión es que la comida con un alto contenido de carbohidratos y grasas activa genes específicos en las células hematopoyéticas de la médula ósea, responsables de la proliferación y la maduración celular. De hecho, tras normalizar la dieta la inflamación aguda desapareció, pero esos genes permanecieron activos incluso cuatro semanas más tarde.

Según estos científicos, una dieta baja en carbohidratos y grasas no solo reducirá la tasa de obesidad entre las personas, sino también disminuirá el riesgo de que tengan enfermedades crónicas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.