El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció este viernes “ataques de precisión” conjuntos con el Reino Unido y Francia contra las “capacidades de armamento químico” del Gobierno de Bachar al Asad en Siria. “He ordenado a las Fuerzas Armadas de EE.UU. lanzar ataques de precisión contra objetivos asociados a las capacidades de armamento químico del dictador sirio, Bachar al Asad”, dijo Trump en una comparecencia desde la Casa Blanca. “Una operación conjunta -explicó- con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido está en marcha en estos momentos”.

Con estos ataques, Occidente responde al presunto ataque químico ocurrido el pasado sábado en la ciudad de Duma, del que culpan al Gobierno sirio: “Esta masacre fue una escalada significativa en el patrón de uso de armas químicas de ese régimen terrible”, ha afirmado el republicano. La agresión con cloro y gas sarín sobre población civil el pasado 7 de abril en la ciudad de Duma dejó 50 muertos y más de medio millar de heridos.

La ofensiva combina ataques aéreos y misiles desde buques en el Mediterráneo, según fuentes militares citadas por la CNN. En un ataque parecido ordenado por Trump el año pasado, EE.UU. ya utilizó a sus buques de guerra en el Mediterráneo para bombardear posiciones de Al Asad.

Joseph Dunford, el jefe del Estado mayor de EE UU, ha explicado en rueda de prensa que la ofensiva aérea “ya ha terminado” y que los objetivos han sido específicamente seleccionados para minar la capacidad química del régimen sirio y “evitar al máximo la muerte de civiles”. El general ha añadido que “se han tomado medidas” para proteger a los soldados estadounidenses desplegados en e territorio sirio.

El ataque durará “el tiempo que sea necesario” hasta que “el régimen sirio deje de usar armamento químico prohibido”

Trump, ha avanzado que EEUU “mantendrá su respuesta” militar contra el Gobierno de Bachar Al Asad hasta lograr detener el uso de armamento químico. “Estamos preparados para mantener esta respuesta hasta que el régimen sirio detenga su uso de armamento químico prohibido”. Trump ha asegurado que la operación durará “el tiempo que sea necesario”.

La agencia estatal siria, SANA, aseguró hoy que las fuerzas de defensa aérea del país “están haciendo frente al ataque estadounidense-franco-británico contra Siria”. Según informan algunos medios, se han escuchado fuertes explosiones en la capital siria, donde también son visibles “grandes columnas de humo” que se elevan por encima de los edificios de la ciudad. La televisión pública siria ha anunciado que los ataques han comenzado en Damasco, aunque no se han podido precisar los objetivos concretos del ataque ni si se han producido víctimas mortales.

Aviso a Irán y Rusia

El anuncio de Trump también ha incluido avisos a Irán y Rusia, principales aliados del régimen sirio: “A Irán y Rusia les pregunto qué clase de nación quiere asociarse con el asesino en masa de hombres, mujeres y niños inocentes”.

El presidente también ha acusado al, Kremlin de “traicionar sus promesas de 2013 de eliminar las armas químicas sirias”. “Rusia -añadió Trump- debe decidir si seguirá por este oscuro camino o si se unirá a las naciones civilizadas como una fuerza de paz y estabilidad”.

May: “Se han utilizado todos los medios diplomáticos posibles, no hay otra alternativa viable que el uso de la fuerza”

La primera ministra británica Theresa May ha asegurado en un mensaje previamente grabado y emitido tras el anuncio de Trump que Occidente ha probado “todos los medios diplomáticos posibles” para evitar que Al asad siguiera utilizando armas químicas. “Pero todos nuestro esfuerzos han sido desbaratados por Siria y Rusia, así que no hay otra alternativa viable que el uso de la fuerza”.

“No se trata de intervenir en una guerra civil ni de un cambio de régimen”, ha añadido la premier británica, aliada de Trump en la operación militar en marcha junto al gobierno francés.

Estados Unidos y Francia, junto a Reino Unido, sostuvieron antes de la ofensiva que el uso de armas químicas por parte del régimen sirio no puede quedar impune, mientras Moscú alertó de que un ataque estadounidense o de las potencias occidentales contra Siria sería inadmisible.

La ofensiva de hoy es el segundo ataque que Trump ordena contra posiciones de Al Asad desde que llegó a la Casa Blanca. El 7 de abril del año pasado, en respuesta a otro presunto ataque químico, Estados Unidos en solitario atacó una base aérea de Al Asad y destruyó, dijo, el 20 % de la flota militar aérea de Damasco.

Deja un comentario