Quien fue presidente de la Generalitat catalana hasta hace dos años –desde 2010 hasta 2016– ha presentado esta tarde su dimisión como presidente del Partido Demócrata europeo Catalán (PDeCAT). Artur Mas fundó este partido en 2016 como sucesor del partido Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), que gobernó Cataluña en coalición de 1980 a 2003 y desde 2010 hasta 2016. PDeCAT ha sido la semilla de Junts per Catalunya, la actual candidatura electoral independentista de Carles Puigdemont.

El expresidente catalán ha convocado esta tarde a la cúpula del partido para comunicarles su decisión, que posteriormente ha hecho pública en una rueda de prensa. Ésta llega tan solo seis días antes de que se conozca la sentencia por el caso Palau, en el que el antiguo partido de Mas –CDC– está acusado de recibir comisiones de empresas a través del Palau de la Música de Barcelona a cambio de obra pública.

Artur Mas abandona la presidencia del PDeCAT, un cargo simbólico, dos años después de que se apartara de sus aspiraciones políticas para dejar paso a Carles Puigdemont como candidato a la Generalitat por la coalición Junts pel Sí, como una de las condiciones que el pequeño partido independentista CUP impuso para apoyar su investidura. Hasta entonces, él había sido el candidato de los independentistas desde su liderato de CDC (posteriormente refundado en PDeCAT).

Discrepancias con Carles Puigdemont

Las discrepancias con Puigdemont han sido evidentes en los últimos tiempos. Mas ha sido crítico con la estrategia seguida por su sucesor en la Generalitat desde Bruselas, enrocado en que solo la candidatura de su propia persona tiene legitimidad moral.

Juicios pendientes

En seis días se espera la sentencia del juicio por el caso Palau, que aunque no involucra directamente a Artur Mas, sí lo hace con el partido que dirigió desde la marcha de Jordi Pujol, presidente de la Generalitat durante 23 años. Éste es considerado por muchos el mayor caso de corrupción de Cataluña.

Pero no se trata del único juicio que el expresidente catalán tiene a la vista. También está pendiente del juicio por la consulta del 9 de noviembrede 2014, un proceso participativo precursor del referéndum por la independencia celebrado el 1 de octubre de 2017. Este proceso judicial podría llevar al embargo de los bienes de Mas, incluido su piso en Barcelona, por su responsabilidad patrimonial en la consulta de 2014.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.