La confianza de consumidores y empresarios ha caído 1,6 puntos en la eurozona y 1,2 puntos en España. Así lo señala el indicador de Sentimiento Económico (ISE) publicado por la Comisión Europea (CE), que destaca que, aun así, la confianza sigue siendo alta.

Para España, el de marzo es su segundo descenso consecutivo, y se debe a la menor confianza en la industria, los consumidores, el comercio minorista y la construcción, que contrarrestaron el aumento en la confianza en los servicios.

¿Pero hasta qué punto son importantes estos datos? Xavier Puig, coordinador académico del Máster Universitario en Mercados Financieros de la UPF Barcelona School of Management, lo relativiza.

Puig defiende que hay muchos índices de este tipo, y cita el indicador del Instituto de Investigación Económica germano (IFO) como uno de los más usados por inversores y economistas. “Estos indicadores sirven como termómetro, pero lo que importa son las tendencias a largo plazo”, añade el profesor.

Recuerda que se trata de “indicadores avanzados”. Es decir, el PIB, por ejemplo, es una variable económica que se conoce cuando ya ha pasado, y en cambio este tipo de indicadores quieren señalar qué puede suceder en un futuro cercano.

La economía es una ciencia social, por lo que un valor como la confianza es importante. Ir de vacaciones, comprar un coche, cambiar de casa se hace si hay cierto optimismo. Eso genera actividad económica y crecimiento. Por eso se intenta tomar el pulso con estos indicadores”, continúa el experto.

Con todo, Puig sostiene que “la crisis no se ha acabado, lo que se ha acabado la recisión, pero la crisis de endeudamiento la conocemos bien, y sabemos que no solo no se ha terminado, sino que el endeudamiento global ha crecido”.

En este sentido, el profesor considera que la situación actual no “favorece el optimismo”, ya que hay que añadirle las “tensiones políticas que están contaminando las relaciones comerciales, y que son detonantes de una inestabilidad que ha empezado a entreverse”.

“Lo que vemos es que estamos mejor que hace unos años y estamos creciendo, pero también que hay incertidumbre, porque la globalización ya es un hecho, por lo que ya no hay crisis locales, sino que cualquier cosa que pase en cualquier sitio, afecta inmediatamente a todos, porque todo está conectado”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.