El ex número dos de Podemos Íñigo Errejón oficializó el jueves su candidatura a la presidencia de la región de Madrid, tratando de calmar los ánimos en la formación de izquierdas tras una filtración en la que supuestamente se le proponía contribuir a derrocar al líder del partido, Pablo Iglesias.

La propuesta de formar una “lista de unidad” en la dividida formación se produce un día después de conocerse un documento de otra fundadora de Podemos, Carolina Bescansa, en el que ella aceptaba ir de número dos en la lista de Errejón a la Asamblea madrileña a cambio de que él la apoyara en el futuro como líder del partido.

El politólogo de 34 años, que había amenazado varias veces en las últimas semanas con retirar su candidatura si no contaba con plena independencia para elegir proyecto y equipo, se desmarcó el miércoles del documento de Bescansa, calificándolo de “inapropiado y delirante”.

“Podemos sacar al PP de la puerta del Sol y construir un gobierno para todos los madrileños y madrileñas. Por eso he propuesto un acuerdo para una lista de unidad a @RamonEspinar y @LorenaRuiz_H. Nos tendrán en común”, dijo Errejón en su cuenta de Twitter.

El actual secretario de análisis estratégico y cambio político de Podemos hacía referencia a Espinar, próximo a Iglesias, y Ruiz, representante de la corriente anticapitalista, con los que planteó ir juntos a las elecciones autonómicas previstas para dentro de un año.

La polémica en Podemos -tercera formación de la Asamblea madrileña- llega cuando el viernes acaba el plazo para presentar candidaturas a las primarias autonómicas de un partido que escoge a sus aspirantes de forma asamblearia.

Asunto de “máxima gravedad”

La formación encabezada por Iglesias se limitó a decir que el asunto era “de máxima gravedad”, después de que la dirección estatal hubiera apostado por ratificar a Errejón como candidato en Madrid para aprovechar el escándalo del polémico máster de la presidenta Cristina Cifuentes.

El presunto trato de favor recibido por Cifuentes en la universidad ha llevado a su socio de gobierno, Ciudadanos, a decir que se sumaría a una moción de censura de socialistas y Podemos si la política del Partido Popular no abandona el cargo antes de finales de abril.

El documento filtrado muestra la tirantez entre las distintas facciones de Podemos, una formación nacida en 2014 que aglutinó el descontento ciudadano con los partidos mayoritarios y se convirtió en la tercera fuerza del Parlamento nacional en 2016.

Iglesias, cuyas perspectivas electorales han caído en los sondeos, retiró a Errejón de la portavocía parlamentaria y lo relegó a un segundo plano el año pasado por las desavenencias entre ellos respecto al rumbo que debía tomar un partido que saltó de la universidad a las instituciones en menos de dos años. (Información de Inmaculada Sanz Editado por Raquel Castillo)

Deja un comentario