El último informe enviado por la Guardia Civil al juez Pablo Llarena forman parte de un conjunto de “desinformaciones y tergiversaciones” que carecen de interés. De este modo ha calificado el diputado de ERC Ernest Maragall el documento según el cual se destinó dinero de Junts pel Sí procedente de subvenciones del Govern para financiar un acto para promover el referéndum del 1 de octubre, y que ha avanzado La Vanguardia . Para el republicano, “es obvio que forma parte de no sólo la normalidad, sino también de la plena legalidad” en la que se desenvuelven todos los grupos parlamentarios. Asimismo, ha querido dejar claro que los recursos recibidos en la legislatura anterior por parte de JxSí “son los que tocaban” por la constitución del grupo y han sido dedicados “con un absoluto respeto a la legalidad y objetivos para los que fueron distribuidos”.

En todo caso, Maragall rechaza las informaciones del Tribunal Supremo, según las cuales se habrían destinado hasta 2 millones de euro para el 1-O. Algo que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, parece poner también en duda al asegurar en varias ocasiones que no se tienen evidencias de dinero público dedicado al referéndum. “Lo que hubo fue dos millones de ciudadanos que fueron a votar”, ha replicado el veterano diputado de ERC con rotundidad, al tiempo que que ha añadido que “la contradicción entre el juez Llarena y el ministro Montoro es tan evidente que ya forma parte de una correspondencia en la que se piden cuentas y se exigen información”. Con todo, Maragall cree evidente que no han cometido delito alguno, por lo que ha reclamado la puesta en libertad los nueve presos independentistas: “Si no hay malversación ni rebelión, todos a casa”.

“Si no hay malversación ni rebelión, todos a casa”

Las declaraciones de Maragall se han producido durante una rueda de prensa en la que el grupo parlamentario de ERC ha querido mostrarse como corresponsable de la organización del referéndum y expresar su apoyo a los 16 líderes independentistas encarcelados o desplazados a Suiza, Alemania, Bélgica y Escocia, que “son la mejor representación de los que acudieron a votar el 1-O”. Esquerra considera que el 1 de octubre la sociedad catalana se expresó con “un éxito de comportamiento y de dignidad”. Factores que el Estado no ha querido admitir, a juicio de ERC, y que actuó con “una violencia inaceptable” y luego judicialmente para convertir “esa fiesta catalana y ese afán de libertad” en una causa general abierta contra el independentismo.

Además, ERC afirma que “los presos y los exiliados son el precio de la victoria catalana el 1-O. “Estamos ante un Estado escorpión, que se acaba matando a sí mismo cuando ve que no puede con las circunstancias a las que se enfrenta”, ha rematado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.