Hay partido en la carrera por la alcaldía de Barcelona. A un año y medio de las elecciones municipales, ERC ha alcanzado a Barcelona en Comú en intención directa de voto en  el  barómetro semestral que publica el  Ayuntamiento de la capital catalana. Los republicanos obtienen por primera vez la mejor perspectiva de voto, con un 16,5%, dos puntos por encima de los de Colau, pese a que la alcaldesa se mantiene como la líder con más apoyos.

Esquerra sube cerca de dos puntos respecto a la misma encuesta de junio pasado, pero quien más crece es el PSC, que tras la ruptura del pacto de Gobierno con los comuns en Barcelona se dispara tres puntos hasta el 9,3%. Ciutadans, con un 6,4%, se mantiene en cuarta fuerza mientras que el PDeCAT no encuentra suelo con una bajada continuada desde las pasadas elecciones que ya los sitúa en el 5,8%.

Estos resultados se ven matizados por la valoración individual de los líderes, donde el adelantamiento de los republicanos sobre los comuns en intención directade voto queda empañado por la fuerza de la alcaldesa, que aún es la líder con mejor nota (5,3 sobre 10), aunque Alfred Bosch de ERC también le va a la zaga con un 5,2. Son los únicos dos líderes que aprueban, aunque Xavier Trias (PDECat) y Jaume Collboni (PSC) se quedan a las puertas con un 4,9.

La gestión de la ciudad es calificada de buena o muy buena por el 52,5%, dos puntos menos que hace seis meses, mientras que solo un 30,6% la desaprueba. Además los encuestados valoran mejor la gestión municipal que la de la Generalitat, que tras los sucesos políticos de este otoño obtiene más desaprobación que asentimiento. 

El turismo cae como principal preocupación

La lista de máximas preocupaciones de los barceloneses sufre cambios de calado en este último barómetro semestral de 2017. El turismo, que se había alzado como el problema más importante en la primavera pasada, cae hasta el quinto puesto tras el periodo estival. Mientras, el 11,3% de los barceloneses colocan la relación entre Catalunya y España como el principal problema para la ciudad, por encima de un genérico “aspectos políticos” que se sitúa en segundo lugar.

Sobre el que consideran el principal problema, uno de cada tres encuestados considera que a Barcelona le iría mejor si Catalunya contase con un estado independiente, mientras que el estado federal convence al 27,6% y mantenerse como comunidad autónoma, al 19%.

Entre las preocupaciones también irrumpe la contaminación, que llega al tercer lugar. Los problemas medioambientales son citadas por el 9% de los encuestados, por encima del paro (7,3%) y el turismo (7,1%).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.