El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, se ha mostrado especialmente cauteloso a la hora de comentar las posibilidades de que el expresidente huido a Bruselas, Carles Puigdemont, vuelva a ser el president de la Generalitat. En primer lugar, ha aceptado sin paliativos que sólo trabajan con esa posibilidad en las “discretas” negociaciones que llevan a cabo con el PDeCat para la configuración del nuevo Govern, aunque es una opción que es el partido de Artur Mas quien la tiene que concretar y hacer realidad y por eso “a día de hoy” es la vía en la que se trabaja. En esta propuesta de restitución del Govern cesado, el exvicepresidente, Oriol Junqueras, sería de nuevo vicepresidente, a pesar de estar en prisión, y Carme Forcadell la presidenta del Parlament, aunque siempre en función de su voluntad de repetir.

En declaraciones a RAC1, Sabrià ha considerado como “lógico” trabajar en la propuesta de Junts per Catalunya (JxCat) para que Puigdemont vuelva a la presidencia del Govern y, en este plan “no tenemos otro remedio que ponernos de acuerdo”, ha aceptado. “Ante los retos de parar el 155 y en la medida de lo posible sacar a los presos, tenemos que encontrar la solución otra vez y conseguir los objetivos”, ha dicho. Pero tan o más difícil que la salida de prisión de Junqueras es que Puigdemont vuelva de Bruselas para tomar posesión del cargo como jefe del Govern, algo de lo que los republicanos son conscientes y dejan en manos de JxCat.

Puigdemont president: “Veremos cómo se hace posible esta propuesta que a día de hoy no es sencilla”

“A día de hoy sólo trabajamos en la opción Puigdemont”, que es “la propuesta por JxCat y hay que ver cómo se le da forma”, ha emplazado Sabrià, que ha vuelto a tirar de prudencia a la hora de contestar si Junqueras podría ser la alternativa a Puigdemont en caso de que este no pudiera ser investido. “Junqueras tiene ganas de hacer política pero la opción a presidir la Generalitat es clara, como también la predisposición de Junqueras, así que veremos el encaje”. Por el momento, “no tiene sentido hablar de segundas opciones”, ha zanjado.

Pero Sabrià es consciente de que la cosa no es sencilla, por eso lo deja en manos del JxCat cuando insiste en que “la propuesta ganadora” de Puigdemont president y Junqueras vicepresidente “ahora está en manos del PDeCat cómo hacerla posible”. “Veremos cómo se hace posible esta propuesta que a día de hoy no es sencilla”, ha advertido.

Sobre Junqueras; “No tenemos buenas señales y lo que nos llega del entorno es que todavía no será así y todavía no estará con nosotros un tiempo más”

Las negociaciones al respecto también están pendientes de la decisión del juez sobre Junqueras. Deberá decidir si le deja en libertad o permanece en prisión provisional, pero los republicanos no son optimistas al respecto. “Esperamos tener buenas noticias, pero no tenemos buenas señales y lo que nos llega del entorno es que todavía no será así y todavía no estará con nosotros un tiempo más”, ha comentado el dirigente. Y es que “aunque sea algo vergonzante, estamos acostumbrados y no son decisiones judiciales sino políticas”, ha criticado.

En todo caso, tal vez no todo vuelva a restituirse con los mismos protagonistas que en la anterior legislatura. Es probable que algún conseller no quiera repetir, como también es probable que no quiera hacerlo la anterior presidenta del Parlament, Carme Forcadell. “No sé si se podrá restituir todo como antes del 155, si alguien quiere asumir otro rol lo podrá hacer”, ha resuelto Sabrià.

La presidencia del Parlament para ERC: “Es evidente que es una opción, pero no es una realidad ahora mismo”

En el caso de la presidencia de la Cámara catalana, el portavoz ha comentado que se negocia también con discreción y “a la vez” que la presidencia y la formación del nuevo Govern. De todas formas, “es evidente que es una opción” que la propuesta para presidir el hemiciclo sea de ERC, “pero no es una realidad ahora mismo”, ha admitido. Tras deshacerse en elogios hacia Forcadell y el resto de miembros independentistas de la Mesa del Paralament, ha emplazado cualquier decisión a las conversaciones entre ambos partidos.

El portavoz de ERC ha apostado por que la nueva etapa que se abre sea más larga que la finiquitada y circunscrita a 18 meses. “Trabajaremos para que sea así”, ha prometido, y así poder superar al menos “el umbral de los tres años”. Pero la gran pregunta es si estos años de legislatura estarán marcados por la misma tensión con el Estado que tiempo atrás como consecuencia del tiente unilateral de las grandes decisiones, a lo que Sabrià se ha cuidado de matizar que “no pediremos permiso” para implementar la república.

Unilateralidad sí o no: “Estamos hablando de hacer efectiva la ley de pobreza energética más que volverla a escribir”

El dirigente ha venido a decir que la nueva vía estará marcada por la desobediencia en lo relativo a las normativas sociales, no tanto a la política institucional. De esta forma, “estamos hablando de hacer efectiva la ley de pobreza energética más que volverla a escribir”, ha puesto como ejemplo. Así, en “defensa de los valores republicanos”, Sabrià ha señalado la necesidad de “poner en manos de la gente las instituciones y, como Govern, hacer el despliegue de las leyes que no se pudo hacer”. Para él, lo más importante es que “no renunciamos a hacer aquello que no nos dejaron hacer durante los últimos cuatro años porque venía un TC y nos lo tumbaban”.

Ante la posibilidad de que Jxcat y ERC renuncien a la unilateralidad y el Estado retire cargos de sedición y mantenga los de desobediencia a los encausados, el republicano a puesto en duda si esta sería la solución ideal, pero ha considerado “interesante” el hecho de que pueda haber una mesa de negociación. “Se hace imprescindible poder hablar en una mesa” porque “al otro lado todavía no hay nadie”, ha lamentado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.