El Servei Català de Trànsit ha puesto en marcha dos nuevos radares de tramo en la C-31 en Vilanova i la Geltrú (Garraf). Los dos aparatos entran en funcionamiento a partir de este jueves 29 de marzo, coincidiendo con el inicio de la segunda fase de la operación salida de la Semana Santa.

Habrá uno en cada sentido de la marcha y controlarán la velocidad a lo largo de 6,6 quilómetros. El límite máximo de velocidad permitido en esta vía es de 90 quilómetros por hora.

Con la puesta en funcionamiento de los nuevos dispositivos ya son 128,5 los quilómetros de la red viaria catalana controlados por este sistema de velocidad media. En total hay 27 radares de esta tipología en todo el territorio catalán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.