El calvario italiano de Proactiva Open Arms sigue impidiendo que la ONG pueda llevar a cabo su tarea de auxiliar a hombres y mujeres que huyen de sus países para cruzar el Mediterráneo en busca de ayuda. Tras la decisión de la fiscalía de Catania de inmovilizar el barco de la organización en el puerto siciliano de Pozzallo el pasado marzo, hoy es su director el que denuncia las condiciones en las que se encuentra su embarcación.

Tal y como critica en su cuenta de Twitter, el barco “no está navegando”, sino que “está secuestrado en el peor atraque del puerto”. “Aquí es donde nos obligan a estar. ¡Una vergüenza!”, afirma Oscar Camps en un tuit con el hashtag #FreeOpenArms que ha recibido el apoyo de miles de internautas.

Las autoridades italianas abrieron una investigación sobre la ONG por un posible delito de “promoción de la migración ilegal” a Italia por supuestamente no haber escuchado las órdenes de los Guardacostas libios.

La Policía italiana se presentó en el barco el pasado 19 de Marzo, según apuntó el diario La Reppublica, y exigió la documentación del mismo a su capitán, Marc Reig, que a su vez exigió una orden judicial, por lo que fue invitado a acompañarles a comisaría junto a la jefa de misión de la ONG, Anabel Montes. Posteriormente, Reig fue detenido, según dijo su abogada, Rosa Emanuela Lo Faro, a la edición siciliana del citado diario.

El barco de la organización catalana atracó en el puerto italiano de Pozzallo tras un incidente con unidades de guardacostas de Libia cuando emprendía un rescate de inmigrantes a unas 73 millas de la costa libia, muy lejos de su jurisdicción.

(Gabriel Bouys / AFP)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.