Criarse en la industria de Hollywood es una receta ideal para ir por el mal camino. Hay demasiadas historias de juguetes rotos por querer crecer antes de tiempo. Pero la actriz Emma Kenney, que lleva desde los 12 años en la piel de Debbie en la serie Shameless, ha querido parar a tiempo y ha anunciado que deja temporalmente los focos para buscar tratamiento para recuperar la salud.

“Quiero estar totalmente sana, quiero ser la mejor Emma posible, y sé que buscando un tratamiento esto sucederá, y podré continuar en mi camino positivo”, ha explicado a ABC News. Es consciente que no tenía la necesidad de explicar en público su situación pero decidió hacerlo por una razón muy concreta: “Quiero mandarles un mensaje a mis fans para que vean que está bien admitir que necesitas ayuda, que no te hace débil”.

Todo el reparto de Roseanne le ha mostrado su apoyo. Todo el reparto de Roseanne le ha mostrado su apoyo. (ABC)

“Estaba siendo ingenua y muy inmadura, y estaba haciendo cosas que no debería hacer porque eran ilegales y no tengo 21 años. No era saludable y me estaba haciendo sentir todavía peor: ansiosa y deprimida”, ha querido explicar también en un comunicado facilitado a portales como Deadline. Horas antes había anunciado en Twitter que había decidido tomarse un respiro “de las redes sociales y Los Angeles” porque, a pesar de sonar “muy cliché”, la ciudad la había atrapado y quería encontrar otra vez “paz y felicidad”.

Este bache de Kenney en el terreno personal contrasta con su carrera como actriz, que se encuentra en su mejor momento. Con 18 años está experimentando el éxito masivo con un papel clave en el revival de Roseanne, la serie más vista esta temporada en Estados Unidos. Allí interpreta a Harris, la nieta mayor de Roseanne (Roseanne Barr), además de la hija de Darlene (Sara Gilbert) y David (Johnny Galecki).

En una imagen con Sara Gilbert, su madre en 'Roseanne'. En una imagen con Sara Gilbert, su madre en ‘Roseanne’. (ABC)

“Primero quiero decir, Emma, que estoy muy orgullosa de ti. Sé que todo el reparto y el equipo estamos muy orgullosos de ti. Y requiere mucha valentía enfrentarse a nuestros demonios (que todos tenemos), especialmente a los 18 años”, ha expresado Gilbert, su madre en la ficción. Gilbert, que entiende perfectamente lo que significa crecer en Hollywood, también le ha querido agradecer que haya hablado en público de su situación para así “ser un ejemplo para otra gente”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.