El Tribunal Supremo ha decidido mantener en prisión incondicional a Oriol Junqueras, tras la vista del jueves en la que el exvicepresident de la Generalitat apeló a su condición de “hombre de paz” y a sus convicciones religiosas para salir en libertad. Sus palabras no han convencido a los tres magistrados del tribunal, que señalan que no hay indicios que apunten a “que el recurrente tiene la intención de abandonar la vía seguida hasta ahora”.

Miguel Colmenero, Alberto Jorge Barreiro y Francisco Monterde se retiraron a deliberar inmediatamente después de escuchar el alegato de Junqueras y han continuando durante la mañana de este viernes. En el auto del que ha sido ponente Colmenero, los jueces aseguran que sigue vigente el riesgo de que cometa nuevos delitos.

Escriben que la apuesta por el diálogo del exvicepresident solo abarca “a la forma en la que el Estado español pudiera prestarse a reconocer la independencia de Cataluña”. Un rechazo del Estado a esa independencia, como cabe esperar, dicen los jueces, conduciría de nuevo a las vías investigadas en esta causa penal.

“El ofrecimiento de esa clase de diálogo o la invocación de la bilateralidad en esas condiciones, pues, no puede valorarse como un indicio de abandono del enfrentamiento con el Estado mediante vías de hecho con la finalidad de obligar a aquel a reconocer la independencia de Cataluña”, recoge el auto.

En su alegato, Junqueras insistió en su apuesta por el civismo y el diálogo con el Estado, después de que su abogado pidiese su libertad para que pueda ejercer sus derechos políticos, tras ser elegido diputado en el Parlament y optar a la presidencia de Catalunya.

El auto, los magistrados también hacen referencia a este hecho. Señalan que la participación en política es un derecho básico en democracia, pero que “no puede dejar sin efecto las consecuencias propias de un proceso penal, menos aún cuando se incoa imputando delitos muy graves”.

Junqueras seguirá en la cárcel de Estremera, donde fue enviado por la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela el pasado 2 de noviembre. El juez Llarena le mantuvo preso al entender que no había disminuído el riesgo de reiteración delictiva y apuntó a su papel central en la investigación abierta por un posible delito de rebelión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.