El Tribunal Constitucional ha rechazado la demanda de amparo presentada por las Juntas Generales de Álava contra la decisión de la Audiencia Provincial alavesa de archivar la causa penal sobre los sucesos del 3 marzo de 1976 en Vitoria, en los que la intervención de la Policía causó la muerte de cinco obreros. 

El citado tribunal acordó el archivo al estimar -tal y como hizo antes el Juzgado de Instrucción número 3 de Vitoria- que los crímenes franquistas no pueden ser considerados como genocidio y/o crímenes de lesa humanidad porque esa tipificación no existía en el Código Penal cuando los delitos fueron cometidos, por lo que se vulneraría el Principio de Legalidad. Por tanto, el Constitucional considera que las responsabilidades penales derivadas de la matanza de Vitoria están prescritas. 

La Asociación 3 de Marzo considera que esta decisión del Constitucional supone un “aval” a la “impunidad franquista”

Asimismo, el Tribunal ha señalado que no se aprecia en el mismo la “especial trascendencia constitucional que se requiere para su admisión”. La Asociación 3 de Marzo considera que esta decisión del Constitucional supone un “aval” a la “impunidad franquista”. 

Para la Asociación 3 de Marzo se trata de un hecho “sorprendente, insólito y vergonzante”, además de resultar “totalmente disconforme” con el derecho internacional de los derechos humanos y estudia la forma de llevar la cuestión a los tribunales europeos.

Así recuerda que la demanda de amparo interpuesta ante el TC planteaba cuestiones de “especial trascendencia constitucional” vinculadas con la prescripción de acciones criminales que pudieran tipificarse como delitos de lesa humanidad.

“A pesar de todo ello -denuncia- el TC dicta una providencia inmotivada y estereotipada sin atender en ningún momento a la real y verdadera trascendencia que desde el punto de vista constitucional el recurso de amparo tenía”.

Así constata la “falta de voluntad” del Gobierno español para “cumplir con las obligaciones internacionales” contraídas en el ámbito internacional de los derechos humanos, lo que genera, dice, “un profundo desamparo a las víctimas de las graves violaciones” que se produjeron en Vitoria el 1976.

Por ello anuncia que contactará con las Juntas Generales de Álava, la Diputación alavesa y el Ayuntamiento de Vitoria para, una vez agotada la vía judicial en España, analizar la posibilidad de acudir a instancias internacionales como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.