EL POLITIKO

SIN CENSURA

El tribunal alemán evaluará de nuevo la rebelión si lo pide la Fiscalía

El Tribunal Superior del land alemán de Schleswig-Holstein (SH), en cuyas manos está la decisión final sobre una posible extradición de Carles Puigdemont a España, se halla a la espera de que la Fiscalía General del land le remita una nueva solicitud. “No se ha recibido aún una petición del fiscal general para que declare admisible la extradición; está por ver cuándo realizará esa solicitud”, dijo ayer a La Vanguardia la juez Frauke Holmer, portavoz del Tribunal Superior Regional (Oberlandesgericht) de SH.

Los fiscales españoles que el jueves se reunieron en La Haya (Países Bajos) con fiscales de dicho land confían en que en ese segundo escrito incluyan la nueva información que les dieron para sustentar el ingrediente de violencia que pueda equiparar el delito alemán de alta traición al español de rebelión. Por ese presunto delito, y por el de malversación de caudales públicos, procesó el juez del TS Pablo Llarena al expresident de la Generalitat y a otros líderes independentistas.

Aunque en el auto de excarcelación de Puigdemont del 5 de abril, el Oberlandesgericht de SH consideró “inadmisible en principio” la entrega por rebelión, la Fiscalía General del land puede en teoría volver a solicitar la admisibilidad de la extradición por ese delito. Entonces, el Oberlandesgericht tendría que volver a evaluarlo junto al de malversación, delito este sobre el que en su día pidió más información.

El primer auto “despliega un cierto efecto vinculante”, pero podría haber cambios, señala una experta

De hecho, la primera resolución del tribunal era sólo a efectos de decidir si Puigdemont debía o no permanecer en prisión preventiva en Neumünster. “El tribunal ‘sólo’ decidió no aplicar la euroorden de modo inmediato, es decir, que el acusado no fuera entregado inmediatamente a España contra su voluntad”, aclara Liane Wörner, especialista en Derecho Penal Comparado, actualmente profesora en la Universidad Europea Viadrina de Frankfurt del Oder. La sustitución de la prisión preventiva por medidas más leves fue posible precisamente porque el tribunal desestimó “en principio” la rebelión, con lo que se evaporaba el riesgo de fuga.

Según Liane Wörner, experta en Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE), el análisis del Tribunal de SH planteándose si la situación descrita en la euroorden sería punible bajo la ley alemana de haberse producido en Alemania es atinado. Respecto a la posibilidad de que el tribunal cambie de parecer sobre el delito de rebelión si la Fiscalía General lo incluye de nuevo en su solicitud, Wörner señala que el marco argumentativo que llevó al Oberlandesgericht a optar por la excarcelación de Puigdemont “despliega un cierto efecto vinculante, pero incluso así el tribunal puede al final tomar nuevas decisiones”.

La incógnita ahora es si la Fiscalía de Schleswig-Holstein, que está analizando la información adicional recibida en La Haya, insistirá en el delito de rebelión. Ayer en una rueda de prensa rutinaria, el portavoz del Ministerio alemán de Justicia, Piotr Malachowski, calificó de “totalmente normal” la reunión de fiscales españoles y alemanes en La Haya. Y en España, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijo en Onda Cero que el fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, le había transmitido que en La Haya hubo “una buena reunión de trabajo” y “una aclaración de los hechos”, y que los fiscales estaban satisfechos.

“Si el fiscal general presenta la solicitud, la decisión posterior del Tribunal Superior será incontestable, es decir, la ley no provee un remedio legal”, advirtió la portavoz del Tribunal, Frauke Holmer. Ni la Fiscalía alemana ni Carles Puigdemont podrían apelar a una instancia más alta, aunque, de acordarse la extradición por el delito que fuese, Puigdemont siempre podría acudir al Tribunal Constitucional.

El Gobierno mantiene sus esperanzas

El Gobierno confía en que Carles Puigdemont aún puede ser extraditado a España por rebelión, que la decisión no está tomada, y que hay que esperar. Lo dijo el presidente Mariano Rajoy, que en rueda de prensa con el primer ministro danés, Lars Løkke Rasmussen, subrayó que la cuestión “se sigue discutiendo, no hay decisión definitiva” y “hay que darle tiempo al tiempo”. También el ministro Portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, mantuvo esta tesis, con el argumento de que lo único que ha decidido el tribunal alemán ha sido las medidas cautelares, es decir, la libertad provisional del expresident, pero no se ha pronunciado sobre el fondo de la cuestión. Y el titular de Justicia, Rafael Catalá, insistió: “No está dicha la última palabra”. El el Gobierno hay satisfacción porque en los contactos con la fiscalía alemana “hubo una aclaración de los hechos” lo que mantiene la puerta abierta sobre las circunstancias en que va a ser extraditado Puigdemont, según el Ejecutivo. Por su parte, Rasmussen se ciñó al guion habitual de todos los líderes europeos y subrayó en la rueda de prensa celebrada junto al presidente Rajoy que la crisis catalana es una “cuestión interna española” que debe ser resuelta “en el marco institucional español”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.