El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha denegado la petición de traslado de cárcel del expresident de la Generalitat Oriol Junqueras. Además, rechaza que tanto él como Jordi Sànchez y Joaquin Forn puedan acudir personalmente a los plenos, aunque deja en manos del Parlament la forma en que puedan tomar posesión de su escaño y delegar el voto.

El magistrado acuerda que el Parlament de Catalunya habilite los instrumentos precisos para que Junqueras, Sánchez y Forn puedan acceder a su condición de parlamentarios en los términos exigidos en el artículo 23 del Reglamento del parlamento, pese a la situación de prisión provisional, comunicada y sin fianza en la que actualmente se encuentran.

El juez declara la incapacidad legal prolongada de estos investigados para cumplir el deber de asistir a los debates y las votaciones del Pleno del Parlamento de Cataluña, por lo que si los investigados lo solicitaran corresponde a la Mesa del Parlament arbitrar -en la forma que entienda procedente y si no hay razón administrativa que se oponga a ello-, el procedimiento para que deleguen sus votos en otro diputado, mientras subsista su situación de prisión provisional.

Llarena argumenta no cree que se puedan afrontar “unas conducciones de salida y de retomo del centro penitenciario, en fecha y horas”, con un lugar de recogida de los reos conocido, y con la garantía de que “se desarrollarán despejadas del grave enfrentamiento ciudadano que puede impulsarse o brotar con ocasión del traslado de unos presos que suscitan su apoyo incondicional.

Por lo tanto, rechaza también el traslado de Junqueras a una cárcel de Catalunya, como había solicitado, pero advierte que esa petición puede ser presentada ante “a autoridad penitenciaria competente”.

Deja un comentario