Michelle O’Neill, líder del Sinn Féin en Irlanda del Norte, llamó en esta Pascua a un referéndum para la reunificación de Irlanda en los próximos cinco años. Desde el emblemático cementerio de Milltown en Falls Road, en un acto conmemorativo del alzamiento de Pascua de 1916, la lideresa abrió así el aniversario de los veinte años de los Acuerdos del Viernes Santo, que llevaron la paz a la convulsa región del Ulster tras décadas de muertes y conflictos. El vigésimo aniversario de los acuerdos de paz será el próximo martes, 10 de abril.

“Acabar con la participación ha entrado ahora en una nueva dinámica debido al Brexit… El Brexit expone la naturaleza antidemocrática de la partición. El Sinn Féin cree que debería haber un referéndum sobre la unidad irlandesa en los próximos cinco años”, apuntó O’Neill, según recoge la prensa local y el propio partido en su página web.

Los Acuerdos del Viernes Santo, de 1998, recogen la posibilidad de realizar un referéndum de reunificación. Sobre ello se ha hablado varias veces después de la consulta sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) de junio de 2016.

O’Neill apuntó que la partición de Irlanda actual no se corresponde con la república que se pretendía construir con el alzamiento de hace más de un siglo. Aseguró que los unionistas -los también conocidos protestantes- serían tratados de igual manera.

La situación del Ulster y su frontera con la República de Irlanda ha sido claves en las negociaciones del Brexit de Reino Unido con la UE. En la región de Irlanda del Norte, el principal partido protestante DUP, que sostienen el Gobierno de Theresa May, se posiciona a favor del la salida de Reino Unido del club europeo, aunque no cuenta con apoyo unánime y mucho menos con de la comunidad republicana, que votó por la permanencia en el bloque comunitario. Ello llevó al ya fallecido exlíder del Sinn Féin y del IRA, Martin McGuinness, pedir un referéndum para que la región siguiera en la UE mediante la reunificación. Desde entonces se ha hablado varias veces de ellos, como de repetir un referéndum de independencia en Escocia.

McGuinness ya había pedido un referéndum para 2016, para el centenario del Alzamiento de Pascua, que llevó a la independencia de Irlanda de Reino Unido en 1921.

Enda Kenny, ex primer ministro de Irlanda, pidió hace un año la posibilidad de que el acuerdo final entre Londres y Bruselas contemplara la reunificación de irlanda y que la región del Ulster permaneciera así en la UE. Desde la capital europea, Kenny recordó como precedente el caso de la inclusión de Alemania Oriental en el bloque comunitario tras la caída del Muro de Berlín.

El Ulster, sin gobierno desde enero de 2017

La situación en Irlanda del Norte es de bloqueo político desde enero de 2017. El Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte se niega a redactar una ley que oficialice el idioma gaélico irlandés en la provincia británica, requisito del Sinn Féin para poder restaurar el Gobierno de poder compartido.

Esta cuestión mantiene divididos a los dos principales partidos norirlandeses desde que el Ejecutivo autónomo de Belfast cayera hace más de un año y, desde entonces, los esfuerzos negociadores no han logrado acercar sus posiciones al respecto.

La ministra británica para Irlanda del Norte, Karen Bradley, descartó en febrero la intervención “inmediata” de la autonomía, aunque se comprometió a ofrecer “claridad presupuestaria” para asegurar el funcionamiento de los servicios públicos de la región en los próximos meses. Además, dejó la puerta abierta a convocar otros comicios autonómicos, después de los celebrados el pasado marzo, si bien su resultado, según los expertos, sería muy similar al de entonces y mantendrían al DUP y al Sinn Féin como los principales representantes de sus respectivas comunidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.