El estreno de Spotify este martes en Wall Street dejó una anécdota que no pasó desapercibida en las redes. La fachada de la sede del mercado americano en Nueva York se suele decorar con grandes lonas de las empresas que salen al parqué.

En esta ocasión, el cartel de Spotify ocupaba gran parte del edificio, pero en los mástiles de las banderas se quiso hacer un homenaje que acabó en ridículo. Y es que en lugar de poner la bandera sueca, de donde es originaria la compañía, por error se puso la suiza.

La bandera suiza en la fachada de Wall Street, lugar que ocupó un cuarto de hora La bandera suiza en la fachada de Wall Street, lugar que ocupó un cuarto de hora (Lucas Jackson / Reuters)

La bandera sueca ondea en Wall Street, tras remendarse el fallo La bandera sueca ondea en Wall Street, tras remendarse el fallo (Handout / Reuters)

“La Bolsa de Nueva York intentó darle un homenaje pero izó nuestra bandera. Sólo tomó 15 minutos para arreglar el error, pero no hay que preocuparse porque nuestros amigos nórdicos son humildes y nosotros neutrales, así que no habrá discusiones”, bromeaban desde el consulado suizo en Nueva York.

El error se subsanó rápidamente, pero las redes no perdonaron y se compartieron las instantáneas que quedarán para la eternidad, si bien el fallo no ha tenido mayores consecuencias. “Sólo tenías un trabajo”, planteaba alguno tirando del famoso meme.

Una salida a bolsa inusual

En el parqué, Spotify se estrenó con una subida del 12,9%, con las acciones terminando en los 149,01 dólares, lo que valora a la empresa en los 26.500 millones de euros –unos 21.594 millones de euros-.

La confianza de los inversores, en cualquier caso, no tapa un modelo que enfrenta un futuro incierto. Y es que la empresa acumula pérdidas en los últimos años y prevé cerrar este en números rojos, por lo que deberá buscar nuevas maneras de monetizar su base de usuarios –71 millones pagos, otros 128 millones gratuitos- para contentar a los que han apostado por ella.

Su salto al parqué fue inusual: a diferencia de otras ofertas iniciales públicas, la compañía no buscaba recaudar dinero en el mercado, sino abrir una ventana para que sus actuales inversores puedan vender sus acciones.

Inversores en la Bolsa de Nueva York Inversores en la Bolsa de Nueva York (Justin Lane / EFE)

Así, se trató de una cotización directa en el mercado, sin que ningún grupo bancario suscribiera la oferta. Tampoco hizo el típico “roadshow” o ronda de promoción entre grupos de inversores, y ninguno de sus directivos asistió a la Bolsa de Nueva York para el tradicional martillazo inicial de las operaciones cuando hay un debut.

En palabras de la empresa, Spotify ha querido evitar el ruido que atrae este tipo de operaciones. La compañía siquiera había anticipado el precio de salida, que estaría determinado por la demanda del mercado. En cualquier caso, la Bolsa de Nueva York decidió el lunes fijar un precio de referencia, en 132 dólares el título, teniendo en cuenta el valor de las acciones intercambiadas de forma privada últimamente.

Deja un comentario