Desde las revistas Forbes, Haute Living y Luxe, hasta los diarios Daily Mail, Financial Times y Telegraph lo han calificado como el restaurante más caro del mundo, pero sus creadores aclaran que nunca han promocionado esta etiqueta ni definido así a su restaurante, al que llaman “el primer gastro-show del mundo”.

El restaurante Sublimotion abrió sus puertas en 2014 y ese año fue reconocido con el premio a la mejor innovación F&B (alimentos y bebidas) en los ‘World Wide Hospitality Awards’.

Etiquetas aparte, Sublimotion (www.sublimotionibiza.com), situado en la isla de Ibiza (Baleares, España) ofrece muchas facetas espectaculares  y resulta difícil de encasillar o definir, porque las experiencias que allí  se viven y paladean van mucho más allá de la gastronomía, extasiando los sentidos y movilizando múltiples emociones.

Los medios internacionales lo han etiquetado como el restaurante “más caro” y sus creadores lo llaman “el primer gastro-show del mundo”, pero el restaurante Sublimotion de la isla de Ibiza ofrece experiencias difíciles de encasillar, que embelesan todos los sentidos y generan múltiples emociones

Cocineros, diseñadores, ingenieros, ilusionistas, escenógrafos, arquitectos, coreógrafos y guionistas, han fusionado la alta gastronomía y la tecnología vanguardista, con una puesta en escena sin precedentes, creando un nuevo arte escénico, según  este restaurante ubicado en el Hard Rock Hotel Ibiza ( https://es.hrhibiza.com) .

El concepto creado por el chef Paco Roncero y su socio Eduardo Gonzales aúna, sin duda, las dos facetas incluidas en el calificativo de ‘gastro-show’: la gastronomía y el espectáculo. Pero este singular restaurante también tiene reminiscencias de laboratorio, concierto, fiesta, película y de cabaré. 

A la exclusiva mesa para 12 comensales de este establecimiento con más de 11.000 seguidores en su cuenta oficial de Instagram y que ofrece en sus cenas una cuidada puesta en escena, un servicio exclusivo y un gran despliegue tecnológico, se han sentado estrellas y celebridades de todos los ámbitos e ‘influencers’.

Arriba unos clientes viviendo la realidad virtual antes de degustar un plato. Abajo, el comedor se convierte en un cabaret ante el asombro de los presentes.

Arriba unos clientes viviendo la realidad virtual antes de degustar un plato. Abajo, el comedor se convierte en un cabaret ante el asombro de los presentes.

Artistas como Alejandro Sanz, Paz Vega o Charlie Carver; futbolistas como Cristiano Ronaldo; y cocineros como Alain Ducasse y Albert Adrià, han disfrutado de sus menús y sus instalaciones, que recibe más de 1.000 comensales por temporada.

Durante las 3 horas de duración aproximada de una cena, los comensales disfrutan, no solo de las excelencias vinculadas al paladar, sino también de una experiencia sensorial inmersiva con tintes  de viaje onírico, futurista, emocionante, mágico, e incluso “lisérgico”, como la han calificado algunos especialistas. 

Durante su viaje emocional, los asistentes al ‘gastro-show’ son trasladados a distintos escenarios mediante un sofisticado montaje audiovisual que incluye, proyecciones en las paredes, músicas, sonidos ambientales y sistemas de recreación de olores en la sala, en una cápsula principal de 70 metros cuadrados (m2) diáfanos y 7 metros de altura,  

Allí pueden presenciar, desde platos que levitan ante ellos, delicias que bajan en pequeños globos hasta la mesa o curiosos personajes que aparecen y desaparecen y, después de cenar, pueden continuar su experiencia en la terraza privada ‘after dinner’ de 250 m2, según explican a Efe sus creadores.

Tecnología, Gastronomía y Espectáculo

El empleo de las tecnologías de realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) durante la degustación de algunos platos, permite a los comensales conocer, mediante unas gafas especiales, cómo ha sido preparada la receta del menú que paladean, así como consultar información relativa a sus ingredientes o valores nutritivos.

La combinación de la RA y la RV aplicada a la gastronomía y los cambios de escena radicales, permiten dar un salto al futuro más vanguardista, adentrarse en el cabaré de principios del siglo XX, viajar a bordo de las aerolíneas Sublimotion y aterrizar en el sureste asiático, o bailar en los infiernos rodeados de fuego, según  los responsables del establecimiento. 

El comedor del restaurante, en un momento dado, se convierte en una sala de cine de 360 grados

El comedor del restaurante, en un momento dado, se convierte en una sala de cine de 360 grados Sublimotion Ibiza/ Palladium Hotel Group

En la actual temporada, el chef Paco Roncero -poseedor de dos estrellas Michelin; tres  Soles Repsol; y uno de los grandes referentes mundiales de la cocina de vanguardia- ha reunido a sus grandes amigos y cocineros: Dani García, Diego Guerrero, Toño Pérez y el repostero Paco Torreblanca, formando un equipo con ocho estrellas Michelin de “talento gastronómico”, según indican.

Por su parte, Alfonso G. Aguilar, compositor de bandas sonoras con una larga trayectoria en Los Ángeles (EEUU), ha diseñado una estrategia musical que intensifica las emociones que despierta la alta gastronomía y que han sido testadas mediante las herramientas de la neurociencia, según este restaurante.

Asimismo Jorge Blass, uno de los ilusionistas españoles más internacionales e innovadores, ha creado un espectáculo para emocionar y sorprender al público, combinando todos los sentidos, indican desde el establecimiento.

Cocineros, diseñadores, ingenieros, ilusionistas, escenógrafos, arquitectos, coreógrafos y guionistas, han fusionado la alta gastronomía y la tecnología vanguardista, con una puesta en escena sin precedentes, creando un nuevo arte escénico, según este restaurante ubicado en el Hard Rock Hotel Ibiza

Otro de los platos fuertes de este “performance gastronómico” es una escena que traslada a los comensales una dulce historia comestible contada a través de un “apetitoso personaje”, la cual combina la ilustración  con la repostería y tiene como ingredientes extras un servicio coreografiado, la proyección cenital y una medida banda sonora, según Sublimotion.

Su equipo multidisciplinar también ha diseñado una decoración y vajillas tan experimentales como sorprendentes, como una fuente con la forma de una gigantesca ostra perlífera;  vestuarios cuyos “looks” van cambiando progresivamente según la temática de la escena servida en tiempo real, y un espectáculo musical que recrea la esencia de la noche ibicenca. 

Escenas emocionantes para todos los sentidos

Los socios fundadores de este restaurante no desvelan todas experiencias que viven los comensales en una instalación de 350 m2, porque “una parte fundamental de la emoción descansa en el efecto sorpresa”, pero adelantan algunos ingredientes de este viaje onírico para los cinco sentidos.

“La escena de nuestros jardines colgantes bajando desde el techo en oscuridad total, es un momento increíble para la vista. El comensal solo ve como descienden 12 esferas de cristal iluminadas desde las alturas, para detenerse levitando frente a sus ojos. ¡Entonces descubre un delicado jardín comestible!”, señala a Efe Eduardo Gonzales, director de este establecimiento.

La escena del infierno con la comida servida en un cuerno rojo impresionante; el chef cortando el producto sobre un yunque; y la fuerza de las música y las imágenes, es muy potente”, declara a Efe el chef (con dos estrellas Michelin) Paco Roncero, creador del concepto de Sublimotion

“El  sonido envolvente 7.1 y la posibilidad de transformar el audio en vibración a través de los ‘shakers’ interiores de nuestra mesa, consigue en la escena “Disco Ibiza” una sincronización perfecta entre tacto y oído que potencia la experiencia”, añade.

Para el chef Paco Roncero, “la escena del Orient Express es de las más impactantes, porque realmente te hace sentir que estás dentro de un tren, en otra época, viendo el paisaje”, explica.

La escena ‘El Infierno’ es potente y en ella, a través de la música y de la fuerza de las imágenes, junto con la comida servida en un cuerno rojo impresionante y con el chef cortando el producto principal sobre un yunque, te hace sentir hasta un poquito de miedo”, declara este cocinero a Efe.

“La escena del mar lleva con nosotros todas las temporadas, pero ha evolucionado, sobre todo en la comida y el lugar dónde se presenta y, ahora, toda la sala se convierte en el interior del mar con la mesa como fondo marino, huele a mar y se suelta humedad, lo cual es ¡simplemente impresionante!”, concluye Roncero.

La actualidad al minuto en tu email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.