El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Nicolás Maduro ha consolidado su hegemonía municipal en unos comicios en los que se impuso en la inmensa mayoría de las capitales de estado, según el primer boletín de resultados oficiales, ante la ausencia de gran parte de la oposición.

“Hemos ganado más de 300 alcaldías del país, de las 335”, aseguró el presidente Maduro en la celebración de la victoria ante sus seguidores. De los primeros 43 municipios cuyos resultados anunció el Consejo Nacional Electoral (CNE), el PSUV ganó en 42. Tres de los cuatro grandes partidos contrarios a Maduro se negaron a participar en la votación al no confiar en el CNE. Con más del 97 % de las máquinas de votación centralizadas, el Consejo Nacional Electoral sitúa en un 47,32 % la participación, lo que supone que más de 9,1 millones de venezolanos fueron a las urnas.

En los dos municipios de la Gran Caracas cuyos resultados avanzó el CNE, Sucre y Libertador, se alzaron con la victoria los aspirantes del PSUV. En Sucre, que cambia de manos, el nuevo alcalde será José Vicente Rangel Ávalos, que ya estuvo en ese cargo en dos gestiones consecutivas desde el año 2000 hasta 2008. En Libertador también ganó la candidata oficialista Érika Farías. Su territorio comprende gran parte de la capital y alberga el palacio presidencial y la mayoría de los ministerios y sedes oficiales.

El PSUV conquistó también la segunda ciudad del país, Maracaibo, capital del estado petrolero de Zulia, en el oeste de Venezuela, donde el candidato Willy Casanova pondrá fin al dominio opositor en esa metrópolis. El partido gobernante logró asimismo el control del municipio de Iribarren de Barquisimeto, capital del estado de Lara, donde hace cuatro años ganó la oposición con el veterano líder sindical Alfredo Ramos, hoy detenido bajo custodia del servicio de inteligencia.

Junto a las municipales se celebraba además la elección a gobernador en Zulia, donde se repetían los comicios regionales del pasado 15 de octubre tras ser despojado de su cargo el opositor Juan Pablo Guanipa. El candidato del PSUV, Omar Prieto, ganó esta vez en Zulia contra su rival opositor, Manuel Rosales, del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), la única gran formación no oficialista que concurrió a las urnas este domingo.

Minutos después de la comparecencia del CNE, Maduro tomaba la palabra en la plaza Bolívar de Caracas para celebrar la victoria y pedir a la Asamblea Constituyente que prohíba la participación en los próximos comicios a los partidos de oposición Acción Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia por boicotear su presencia en las elecciones locales.

“Primero Justicia y Voluntad Popular hoy desaparecen porque partido que no haya participado hoy y haya llamado al boicot de las elecciones no puede participar más, ese es el criterio de la Asamblea Nacional Constituyente y yo como jefe de Estado la apoyo”, declaró el mandatario. Estos tres partidos se negaron a comparecer tras denunciar casos de fraude e irregularidades en las regionales del 15 de octubre.

Este domingo, la coalición opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha denunciado nuevas irregularidades. “Quien se vale del hambre del pueblo mediante un sistema electoral fraudulento no debe cantar victoria. Las irregularidades y la escasa participación han marcado la jornada electoral del 10 de diciembre. Unas elecciones creíbles se caracterizan por la inclusión, la transparencia y la igualdad de condiciones. Ninguno de esos atributos estuvo presente hoy en Venezuela”, ha aseverado la MUD en un comunicado.

Deja un comentario