El PSOE sigue siendo el más votado, el PP cae al cuarto lugar por detrás de Cs y Podemos y Vox sube

[ad_1]

Esta encuesta vuelve a medir el porvenir de los partidos ante las próximas elecciones municipales, europeas. Pero además, ha concitado el interés de todas las formaciones políticas ante la opción de un adelanto de la generales que cada día que pasa va cobrando fuerza. El Gobierno tiene muy difícil aprobar sus Presupuestos para 2019 y eso provocó que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, admitiera el martes pasado que si el Gobierno no saca adelante sus propias cuentas habrá que ir pensando en esos comicios anticipados.

Hace un mes, en su primer barómetro tras las elecciones en Andalucía, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) mantuvo al PSOE en el primer puesto, con una intención de voto del 28,9%, aunque perdía más de dos puntos respecto al sondeo anterior (31,2%). En segunda posición figuraba el PP (19,1%), por delante de Ciudadanos, con un 17,9%. Podemos y sus confluencias de En Marea, En Comú Podem y Compromís eran los que corrián peor suerte: sumaban un 14,9%, frente al 18% de un mes antes. Los ultras de Vox, que lograron 12 diputados en los comicios autonómicos, subían un punto, del 2,5% al 3,7%, un porcentaje que los colocaba con opciones de entrar en el Congreso, pero muy por debajo de los cálculos de otros sondeos. Con estos datos, los partidos de izquierda suponían la mayoría, con el 43,8% frente al 40,7% de las derechas, aunque PSOE y Podemos se dejaban cinco puntos entre los dos, mientras la suma del PP, Cs y Vox había subido uno respecto al anterior estudio.

El CIS que se ha publicado este jueves se conoce un día después de que el presidente del organismo, José Félix Tezanos, señalara durante su comparecencia en el Congreso que este barómetro daría “verazmente los datos que reflejan lo que piensan los españoles que son encuestados”, y que lo haría “sin manipulación”. Tezanos defendió su decisión de eliminar las estimaciones de voto, la denominada ‘cocina’, al considerar que desde el 2015, cuando acabó el bipartidismo y los españoles empezaron a mostrar una mayor variación de voto, “los pronósticos son complejos” y las proyecciones “no valen”.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario