Ser la fuerza más votada en las elecciones catalanas del 21-D está dando un quebradero de cabeza a Ciutadans. Tras las declaraciones de Xavier García Albiol al día siguiente de los comicios, reprochando al partido de Rivera y Arrimadas su intención de copar el voto útil el 21-D, que dejó al Partido Popular de Catalunya con sólo cuatro escaños en el Parlament, los populares ejercen presión para que la líder naranja intente formar Govern con el bloque constitucionalista, aunque tras las elecciones generales de 2015 Rajoy renunció a intentar formar Gobierno y dejó que Pedro Sánchez tomara la iniciativa antes de la repetición electoral.

Fernando Martínez Maíllo ya se expresó en esa línea este martes y este miércoles ha insistido en que la formación naranja debería tomar las riendas de la situación y que luchen para mostrar la fuerza del constitucionalismo en la constitución de la Mesa del Parlament, previa a la investidura, en la próxima legislatura. Los partidos, soberanistas, por su parte, ya han establecido contactos para que sea Carme Forcadell de nuevo la presidenta. “No se puede decir ‘no existimos en Catalunya’ cuando has ganado elecciones. Esa ausencia de liderazgo nos llama la atención”, ha dicho el coordinador general de Génova en declaraciones a Telecinco. Maíllo ha pedido una ronda de contactos y que Arrimadas vea si es “posible construir una alternativa” de Govern.

“Dejar el liderazgo a los independentistas sin más no es una buena estrategia”, sino que más bien refleja que el partido de Albert Rivera tiene “miedo escénico a gobernar”, ha apuntado el dirigente popular ante el temor de que Ciudadanos gane terreno y peso en el conjunto del Estado tras su triunfo catalán.

El PSOE, por su parte, después de entonar el mea culpa con la propuesta de indulto de Iceta que ya había quedado en el aire, se ha sumado a las presiones de los populares. José Luis Abalós, desde Ferraz, ha apuntado a Ciutadans que “ahora tienen que demostrar que ganar elecciones sirve para algo”.

El secretario de Organización de los socialistas ha afirmado durante la rueda de prensa que la “confianza” que los votantes depositaron en Ciutadans “exige una respuesta” y ha matizado que desde Ferraz no la presionarán para que se presente a una investidura que la aritmética dificulta si el soberanismo se mantiene unido.

Desde la formación naranja ha respondido Miguel Gutiérrez, portavoz de Interior de la formación, que ha señalado en una entrevista en Onda Cero la intención de su partido de esperar a los movimientos de los soberanistas para ver “qué pasa” y buscar “otras soluciones”. “Con los independentistas no tenemos nada que hablar”, ha sentenciado, además de reconocer que son ellos los que cuentan con una mayoría parlamentaria de cara a la investidura que por ahora recaería sobre Carles Puigdemont -una vez apaciguados los ánimos y la guerra por liderar el soberanismo tras la sorpresa de Junts per Catalunya sobre ERC- si hallan el modo de sortear la cuestión judicial o hubiera cambios al respecto. ERC también apoya la carta de Puigdemont. La segunda opción para los soberanistas, que han manifestado su intención de restituir el Govern y la Mesa del Parlament anterior a la intervención de la autonomía con el artículo 155, es que sea Oriol Junqueras el que ocupe la presidencia si sale de la prisión de Estremera y el president cesado sigue en Bruselas. El líder de ERC comparece de nuevo ante el juez Pablo Llarena del Supremo el próximo 4 de enero.

Por otra parte, Gutiérrez ha disparado contra los comuns y ha pedido a Pablo Iglesias y Ada Colau que se definan. Ha calificado a la primera edil de Barcelona como “la gran maga del no definirse en ningún sitio o en todos al mismo tiempo”. “¿Van a apoyar ese Gobierno independentista? ¿Piensan apoyar un Gobierno constitucionalista?”, se ha preguntado Miguel Gutiérrez para después recalcar que son el resto de formaciones, tanto las independentistas como los comuns quienes deben posicionarse.

Ha respondido a las críticas de los populares reprochándoles querer “dar lecciones de lo que es sumar o no sumar”. “Han olvidado su calculadora probablemente en casa y no saben lo que es sumar”, ha afeado. También ha recordado la moción de censura contra Puigdemont que Arrimadas propuso tras aprobarse la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica y que no recabó los apoyos suficientes de populares y socialistas: “Parece incomprensible que ahora con apenas 4 escaños quieran darnos lecciones”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.