“Catalunya tiene que ser gobernada desde Catalunya, ni desde el exilio ni desde ningún otro espacio o punto que incapacite o dificulte la gestión de un presidente. El presidente tiene que estar en su tierra y con su gente, y dedicado a gobernar. Esas son las tareas de un presidente”. Con estas palabras, el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha descartado tajantemente que tanto Carles Puigdemont -ahora radicado en Bruselas y parece que sin intención de volver a corto plazo-, como Oriol Junqueras -en prisión preventiva en la cárcel de la localidad madrileña de Estremera-, puedan optar a la investidura como presidente de la Generalitat tras las elecciones del 21-D.

Ábalos ha asegurado además que el PSOE mantendrá la misma posición ante Catalunya: “Cumplimiento de la ley, diálogo, acuerdo y que la convivencia se recomponga”. Y respecto a Inés Arrimadas, el dirigente socialista ha advertido que nunca han reclamado que la candidata de Ciudadanos se presente a la investidura, “pero sí que tome la iniciativa y no se desentienda del caudal de confianza recibida”. El problema que tiene Ciudadanos, ha reprochado Ábalos, es que es incapaz de tejer acuerdos y dialogar con otras fuerzas políticas en Catalunya. “Ciudadanos quiere ser tan exclusivo que al final se encuentra muy solo. Y de la soledad viene la impotencia, que es la situación en que se encuentra”, ha zanjado Ábalos.

Ábalos, sobre Cs en Catalunya

“Ciudadanos quiere ser tan exclusivo que al final se encuentra muy solo. Y de la soledad viene la impotencia, que es la situación en que se encuentra”

Justo antes de que Mariano Rajoy compareciera en la Moncloa para cantar las bondades de su gestión al frente del Gobierno de España, Ábalos ha tachado desde Ferraz como un absoluto fracaso político no sólo éste, sino los seis últimos años de mandato del líder del PP. “Rajoy es fracaso” es, de hecho, el lema con el que el PSOE despide este 2017.

En el balance “muy crítico” que ha hecho de la gestión de Rajoy el secretario de organización del PSOE, despunta la “doble fractura” de la que ha acusado al Gobierno: la territorial, provocada por la crisis en Catalunya, y la social, por las políticas impuestas por el PP, “en colaboración con su socio”, en referencia a Ciudadanos. “Dos fracasos que ponen en evidencia que Rajoy no está a la altura del país que gobierna”, ha atizado Ábalos. Sobre la crisis territorial, el dirigente de Ferraz ha asegurado que “el Gobierno no ha sido capaz de abordar el desafío secesionista”.

A su juicio, el PP lo ha negado al tiempo que lo ha alentado, hasta que todo ha estallado por los aires. Además de estas fracturas, Ábalos también ha tachado de “grandes fracasos” la corrupción que a su juicio afecta a toda la estructura territorial del PP; el total incumplimiento del pacto de investidura que Rajoy selló con Albert Rivera (“ni transparencia, ni regeneración ni lucha contra la corrupción”); un modelo económico que en su opinión pone en riesgo todo el sistema de bienestar social; y finalmente, una nula actividad legislativa.

Ábalos, sobre el Ejecutivo Rajoy

Sólo saben gobernar imponiendo. O imponen su política o no hay ninguna política de gobierno”

“Es un gobierno incapaz de gobernar sin el apoyo de una mayoría absoluta, ya no saben ni qué hacer. Sólo saben gobernar imponiendo. O imponen su política o no hay ninguna política de gobierno”, ha criticado Ábalos. Frente a todo ello, eso sí, el PSOE se quiere presentar como la única alternativa frente a “la resignación” que a su juicio representan el PP y Ciudadanos, pero también ante “la frustración” que en su opinión supone Podemos. Ábalos, no obstante, ha rechazado que este sea el momento de reclamar un adelanto electoral en España. “No podemos pedir un adelanto electoral en medio de esta crisis. Vamos a exigir al Gobierno que cumpla, que gobierne. Ahora no se dan las condiciones para anteponer el interés partidista”, ha justificado.

Ábalos, por otra parte, ha dado por enterrada toda relación “preferente” con Podemos, como ya llegó a definir el PSOE, tras la posición de la formación morada en la crisis de Catalunya. “No tenemos ninguna sociedad con Podemos, sino algún problema. En Barcelona nos expulsaron del gobierno municipal”, ha recordado el secretario de organización de Ferraz. “Hemos coincidido mucho con Podemos, pero en base a iniciativas políticas. Estábamos de acuerdo en temas sociales, pero no en la política territorial”, ha dicho. Y para el PSOE, esta política territorial es un elemento estructural que determina el resto de la agenda. Así que, y ahora que ya no hay ninguna amenaza de “sorpasso”, punto y final.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.