Tal y como anunció el secretario de Organización del PSOE, José Ábalos, a finales de 2017, los socialistas piensan hacer caballo de batalla con la reforma urgente del sistema público de pensiones para garantizar sus sostenibilidad y viabilidad que, en su opinión, está en serio peligro en España.

Para ello, tras la primera Ejecutiva Federal del año, el PSOE desveló sus primeras propuestas para salvar las pensiones, al menos hasta 2023, y elaborar un proyecto más a medio plazo hasta 2050.

Fue la ex diputada Magdalena Valerio la encargada de explicar esa batería de medidas que, en su opinión, se deben adoptar de formar urgente para garantizar el sistema y dejar de seguir engordando la deuda pública.

En concreto, el PSOE pone encima de la mesa cuatro propuestas: racionalizar los gastos y sacar de la caja de Seguridad aquellos que no sean prestaciones (tarifas planas, reducciones de cuota, etc); fomentar el empleo de calidad con un pacto de renta; crear una cesta de impuestos finalistas y aumentar los recursos para reforzar la inspección de trabajo.

El tema que levantó más revuelo fue el relativo a la captación de fondos vía impuestos, sobre el que la ex diputada no quiso adelantar mucho. Eso sí, aseguró que estos impuestos no afectarán a los trabajadores ni a las clases medias, aunque no quiso precisar quién los pagará, aunque todo indica que cargarán con ello las grandes empresas.

El PSOE tiene cuantificado que por esta vía podrá recaudar cerca de 2.500 millones de pesetas y precisarán la forma cuando presenten la reforma fiscal integral en la que están trabajando.

La otra gran vía de ingresos es a través de los Presupuestos Generales del Estado, que el PSOE quiere que asuman, entre otras cosas, los gastos de la gestión de la propia Seguridad Social porque el sistema ya no da para mantenerse con las cotizaciones, como hasta ahora; así como todos los gastos que no vayan exclusivamente a pagar las pensiones.

Valerio indicó que estas medidas son de urgente aplicación para mantener lo que consideró “uno de los pilares fundamentales de nuestro país”, y mantener pensiones dignas y públicas.

Por ello, el PSOE también pedirá que no entre en vigor en 2019 el sistema el llamado factor de sostenibilidad (que incluye el cálculo de los años de vida) ya que, en su opinión, quedarán fueran del sistema un 30% de las pensiones.

Asimismo, exigirá que las pensiones se revaloricen por el IPC y no “la tomadura de pelo” que supone la subida del 0,25%. Valerio indicó que casi todos los países de Europa se acogen a esta fórmula para subir las pensiones anualmente, y aseguró que con el porcentaje del 0,25%, los pensionistas perderán en diez años más del 17% de su poder adquisitivo.

También el PSOE plantea la urgencia de que el Gobierno cumpla de una vez con las pensiones de viudedad y los compromisos adquiridos que llevan ya años de retraso.

Finalmente, la exdiputada indicó que todas estas propuestas están abiertas al debate y a la negociación con los agentes sociales y los partidos políticos, por lo que pidió la inminente reunión del Pacto de Toledo.

Además, el PSOE anunció que en las 52 asambleas que celebrará por España recogerá propuestas y explicará a los ciudadanos la verdadera situación del sistema de pensiones en nuestro país desde que llegó el PP al Gobierno. Pedro Sánchez abrirá el próximo jueves en Granada esta campaña.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.