Mohamed Bin Salman, príncipe heredero de Arabias Saudí, reconoció en una entrevista con el medio The Atlantic el “derecho” de los israelíes a tener “su propia tierra”, aunque lo equiparaba al de los palestinos.

El editor del medio estadounidense, Jeffrey Goldberg, preguntó al heredero por el derecho de los judíos a tener su propio Estado-nación en su tierra ancestral; a lo que éste respondió: “Yo creo que cada persona en cualquier parte, tiene el derecho a vivir en paz su nación. Creo que los palestinos y los israelíes tienen el derecho a tener su propia tierra. Pero tenemos que alcanzar un acuerdo de paz para asegurar la estabilidad para todos y tener relaciones normales”. La entrevista fue publicada este lunes.

Salman asegura que les preocupa el destino de los lugares sagrados musulmanes de Jerusalem y los derechos de los palestinos, pero que más allá de eso no tienen otras preocupaciones u objeciones contra nadie.

Israel y Arabia Saudí no tienen relaciones diplomáticas. No obstante, ambos estados comparten como aliado a Estados Unidos, además de tener a Irán como enemigo y compartir información de inteligencia, según han publicado medios internacionales en el pasado.

Sin ir más lejos, el jefe del Estado Mayor de Israel, el general Gadi Eisenkot, dijo en una entrevista con el medio saudí Elaph, basado en Reino Unido, que Israel estaba listo para intercambiar información de inteligencia con los saudíes en relación a los enfrentamientos con Irán, país de mayoría chií. Unos días antes un alto cargo de exteriores, Dore Gold, también había concedido una entrevista la medio saudí, mientras que el exministro de Justicia saudí Mohamed bin Abdul Karim Issa fue entrevistado por el medio israelí Maariv.

Mohamed Bin Salman asegura que el ayatolá Jamenei hace “parecer bueno” a Hitler

Irán y Arabia Saudí, de mayoría suní, han apoyado a bandos enfrentados en las guerras de Yemen o Siria y pugnan por el poder y la influencia en la región árabe. De hecho, sobre el líder supremo del país persa, el ayatolá Alí Jamenei, apuntó que hacía parecer bueno a Hitler. Ese era el titular de The Atlantic. “Hitler no hacía lo que el líder supremo intenta hacer. Hitler intentó conquistar Europa… Esto está mal”, señaló.

“El líder supremo intenta conquistar el mundo”, añade en la siguiente respuesta. “El cree que posee el mundo. Los dos -Hitler y Jamenei- son diabólicos. Él es el Hitler de Oriente Medio. En los años 30 y 30 nadie veía a Hitler como un problema. Sólo unos pocos. Hasta que sucedió. Nosotros no queremos que lo que sucedió en Europa suceda en Oriente Medio. Queremos frenar sus movimientos políticos, económicos y de inteligencia. Queremos evitar la guerra”, concreta.

Sobre las diferencias religosas entre ambos países, el príncipe heredero apunta que los chiíes viven de forma normal en Arabia Saudí. “No tenemos problemas con los chiíes. Tenemos problemas con la idelogía del régimen iraní. Nuestro problema es que pensamos que no tienen derecho a interferir en nuestros asuntos”, concluye.

El príncipe saudí realiza una gira de tres semanas por EE.UU., durante la cual reunió el pasado 20 de marzo con el presidente Donald Trump. Está promoviendo la diversificación de la economía saudí, muy dependiente del petróleo, buscando inversiones con una campaña de propaganda.

Amnistía Internacional denuncia la campaña de propaganda del príncipe heredero

Amnistía Internacional lanzó la semana pasada una campaña satírica en la que critica la propaganda de la que se está sirviendo Arabia Saudí durante la actual gira del príncipe heredero, por Estados Unidos, para tapar las decapitaciones y los abusos contra los derechos humanos. La ONG sostiene que la “agresiva” propaganda saudí, que busca renovar la imagen del reino y colocarle al príncipe heredero la etiqueta de “reformador”, “no engaña a nadie”. “Si esta es la forma en que tu país hace justicia, se necesita una muy buena agencia de relaciones públicas”, dice el pie de una foto difundida por AI en la que aparece un verdugo con el sable en alto, después de decapitar a un reo, rodeado por un charco de sangre.

La decapitación es la forma más frecuente de aplicar la pena capital en el reino saudí a presos condenados por crímenes como asesinato, violación, tráfico de drogas o adulterio. En su nueva campaña, AI criticó además el encarcelamiento de defensores de derechos humanos y opositores, las torturas en las prisiones y la campaña militar que lidera Arabia Saudí en el Yemen, que ha causado, según la ONU, la crisis humanitaria más grave del mundo. Este lunes murieron 14 personas, entre ellas siete niños, en bombardeos de la coalición suní liderada por Arabia Saudí en Yemen.

El encuentro de Trump con el príncipe heredero saudí El encuentro de Trump con el príncipe heredero saudí (Jonathan Ernst / Reuters)

“La mejor máquina de relaciones públicas del mundo no puede pasar por alto el deprimente historial de derechos humanos de Arabia Saudí”, declaró la directora de campañas de AI en Oriente Medio, Samah Hadid, en un comunicado. Hadid aseguró que la represión contra las voces disidentes se ha intensificado desde el nombramiento de Mohamed bin Salman como príncipe heredero, en junio pasado.

Asimismo, la responsable de AI afirmó que Arabia Saudí quiere que el mundo se centre en sus donaciones de ayuda humanitaria al Yemen, pero en realidad la coalición que lidera “está cometiendo graves violaciones de la ley internacional bombardeando escuelas, hospitales y hogares de civiles”.

El martes el príncipe Mohamed anunció una donación de 930 millones de dólares al Fondo Humanitario del Yemen, durante un encuentro con el secretario general de la ONU, António Guterres, quien le agradeció el gesto, pero le conminó a poner fin al conflicto, como “única forma” para resolver la crisis humanitaria. El pasado octubre la ONU incluyó a la coalición que lidera Arabia Saudí en el Yemen en la “lista negra” que elabora anualmente para señalar a las partes de conflictos que matan a niños.

El secretario general de la ONU con el príncipe saudí El secretario general de la ONU con el príncipe saudí (Amir Levy / Reuters)

Deja un comentario