Mohamed Bin Salman, príncipe heredero de Arabias Saudí, reconoció en una entrevista con el medio The Atlantic el “derecho” de los israelíes a tener “su propia tierra”, aunque lo equiparaba al de los palestinos.

El editor del medio estadounidense, Jeffrey Goldberg, preguntó al heredero por el derecho de los judíos a tener su propio Estado-nación en su tierra ancestral; a lo que éste respondió: “Yo creo que cada persona en cualquier parte, tiene el derecho a vivir en paz su nación. Creo que los palestinos y los israelíes tienen el derecho a tener su propia tierra. Pero tenemos que alcanzar un acuerdo de paz para asegurar la estabilidad para todos y tener relaciones normales”. La entrevista fue publicada este lunes.

Israel y Arabia Saudí no tienen relaciones diplomáticas. No obstante, ambos estados comparten como aliado a Estados Unidos, además de tener a Irán como enemigo y compartir información de inteligencia, según han publicado medios internacionales en el pasado.

Sin ir más lejos, el jefe del Estado Mayor de Israel, el general Gadi Eisenkot, dijo en una entrevista con el medio saudí Elaph, basado en Reino Unido, que Israel estaba listo para intercambiar información de inteligencia con los saudíes en relación a los enfrentamientos con Irán, país de mayoría chií. Unos días antes un alto cargo de exteriores, Dore Gold, también había concedido una entrevista la medio saudí, mientras que el exministro de Justicia saudí Mohamed bin Abdul Karim Issa fue entrevistado por el medio israelí Maariv.

Irán y Arabia Saudí, de mayoría suní, han apoyado a bandos enfrentados en las guerras de Yemen o Siria y pugnan por el poder y la influencia en la región árabe. De hecho, sobre el líder supremo del país persa, el ayatolá Alí Jamenei, apuntó que hacía parecer bueno a Hitler. Ese era el titular de The Atlantic. “Hitler no hacía lo que el líder supremo intenta hacer. Hitler intentó conquistar Europa… Esto está mal”, señaló.

“El líder supremo intenta conquistar el mundo”, añade en la siguiente respuesta. “El cree que posee el mundo. Los dos -Hitler y Jamenei- son diabólicos. Él es el Hitler de Oriente Medio. En los años 30 y 30 nadie veía a Hitler como un problema. Sólo unos pocos. Hasta que sucedió. Nosotros no queremos que lo que sucedió en Europa suceda en Oriente Medio. Queremos frenar sus movimientos políticos, económicos y de inteligencia. Queremos evitar la guerra”, concreta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.