Menos de tres años ha durado el ‘gobierno del cambio’ en Alicante. Después de los casos de presuntos delitos administrativos acorralaran al alcalde socialista Gabriel Echávarri, renunció a la alcaldía y a su acto de concejal y delegó en Eva Montesinos. Esta se ha presentado este jueves al pleno de investidura, pero la oposición de la tránsfuga de Guanyar Alacant, Nerea Belmonte, ha impedido la mayoría del pleno que necesitaba. En segunda votación, por reglamento la alcaldía ha recaído en la lista más votada, en este caso el PP. De esta manera, el ‘popular’ Luis Barcala será el alcalde de la cuarta ciudad de España y su partido retomará el poder que ostentó durante 20 años.

Para reeditar el pacto de izquierdas en la ciudad de Alicante eran necesarios 15 votos. PSOE (6), Guanyar Alacant (5) y Compromís (3) suman 14. La sexta edil de Guanyar, Nerea Belmonte, fue expulsada por adjudicar contratos a personas de confianza, pese a que nunca pasó por los tribunales. Su voto en blanco en la investidura de Montesinos ha sido clave para impedir que lograra el decimoquinto apoyo. Según ha podido saber La Vanguardia, el PSPV habría hecho una “oferta muy buena” a Belmonte para que recuperara competencias y sueldo como concejal delegada, pero finalmente no aceptó.

Ahora Luis Barcala tendrá que gobernar en minoría, con 8 ediles. Se enfrentará a un pleno muy plural, con 6 del PSPV-PSOE, 5 de Guanyar, 3 de Compromís, 6 de Ciudadanos y dos no adscritos, la citada Belmonte y Fernando Sepulcre (ex Cs).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.