También está acusada la exministra Ana Mato, por lucrarse con el dinero ilícito que obtuvo su marido, Jesús Sepúlveda.

Los tres jueces del caso Gürtel, los que integran el tribunal que ha juzgado la primera época, no se ponen de acuerdo para redactar la sentencia. El motivo de la discrepancia es si el PP debe ser condenado como partícipe a título lucrativo por haberse beneficiado del dinero negro que manejaban sus filiales en varios pueblos madrileños.

El presidente del tribunal, Ángel Hurtado, ha decidido que Julio de Diego y José Ricardo de Prada redacten una parte del fallo y luego lo pongan en común. La decisión responde a la imposibilidad de redactar por consenso la parte que afecta al PP, para el que Anticorrupción pide una condena por considerar que obtuvo un beneficio de la trama Gürtel.

En concreto, la Fiscalía ha sostenido durante el proceso que debe devolver 111.864,32 euros, obtenidos entre 2004 y 2009 por las actividades ilícitas de los miembros de este partido en Pozuelo de Alarcón y Majadahonda. El abogado del PP intentó sin éxito anular el juicio, sumándose a la petición del extesorero del partido Luis Bárcenas.

Fuentes jurídicas sostienen que este punto de la extensa sentencia de la primera época de Gürtel ha provocado una fractura en el tribunal. Tanto, que Hurtado, en principio encargado de redactar la sentencia, ha reconocido en un escrito “discrepancias” con De Prada y De Diego que le llevan a dejar que estos redacten este punto, y luego tratar de ponerse de acuerdo.

Si no llegan a un consenso, el redactado final de la sentencia será el que apoyen dos de los tres jueces, y el que quede en minoría tendrá la oportunidad de emitir un voto particular, en el que expresen esas discrepancias.

No es la primera vez que Hurtado se queda en minoría en el tribunal. Por ejemplo, se opuso a la citación como testigo de Mariano Rajoy y, una vez aceptada por sus dos compañeros, se opuso a que declarase de forma presencial. Durante aquella declaración, Hurtado cortó en numerosas ocasiones las preguntas de la acusación popular y de   algunos letrados de las defensas.

En caso de que los tres jueces no lleguen a un acuerdo y Hurtado quede finalmente en minoría, el presidente del tribunal de Gürtel podrá emitir un voto particular. Estas discrepancias puede acabar en el Supremo, con los acusados agarrándose a este enfrentamiento en su recurso al Alto Tribunal.

Los jueces llevan meses preparando la sentencia del caso, cuyo juicio acabó a mediados de noviembre. En el proceso hay un total de 27 acusados, entre los que están los cabecillas de la trama Gürtel como Francisco Correa, Pablo Crespo o Álvaro Pérez ‘El Bigotes’, además de expolíticos de ese partido como Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo, o Guillermo Ortega, exalcalde de Majadahonda.

Además, en el juicio están acusados como partícipes a título lucrativo de esos negocios el propio PP, que según la Fiscalía obtuvo un beneficio procedente de las cajas B de sus filiales en los municipios madrileños. También está acusada la exministra Ana Mato, por lucrarse con el dinero ilícito que obtuvo su marido, Jesús Sepúlveda.

Deja un comentario