El Grupo Parlamentario Popular se ha hartado de la actitud del resto de participantes y ha decidido este lunes abandonar la Comisión de Investigación sobre Corrupción Política de la Asamblea de Madrid por “falta de respeto a la institución”.

Así lo han indicado en rueda de prensa convocada de manera urgente por el portavoz del PP, Enrique Ossorio, junto al portavoz en la Comisión de Investigación sobre Corrupción, Alfonso Serrano.

Esta decisión se toma después de la intervención de la portavoz de Podemos en la comisión, María Espinosa, en la última sesión con el presidente de ADIF, Juan Bravo. La diputada aludió a que la comparecencia de Bravo servía para poder arrojar luz a lo que ha pasado en la operación Lezo. “No le permito que hable de saqueo en esa época”, le replicó Bravo.

”El respeto es esencial en la democracia y en esta comisión de investigación se ha faltado el respeto a esta institución, a los miembros del PP y algunos de los intervinientes. Este acoso y derribo nunca ha defendido la presunción de inocencia”, ha lamentado Ossorio.

La oposición lamenta la actitud del PP y ha puesto en duda la voluntad de la presidenta regional por regenerar la política madrileña. Sin embargo Podemos, PSOE y Ciudadanos no han dudado en asegurar que la ausencia de los populares no impedirá, que la comisión continúe con sus trabajos prorrogados para este año.

Para tratar de minimizar las críticas, la propia Cifuentes ha insistido en que sólo abandonan la Comisión, no su lucha contra la corrupción.

Desde su constitución al inicio de la actual Legislatura, por la comisión han pasado los últimos cuatro expresidentes madrileños -Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes- para analizar algunos de los episodios más negros de la historia reciente del Gobierno regional. Un juicio sumarísimo, a ojos del PP, que considera que los particpantes han actuado en muchas ocasiones como la mismísima inquisición”.

Se da la circunstancia de que el PP ya había amagado con dar la espantada.La última el pasado 16 de diciembre: “Más allá de la declaración de Alberto Ruiz-Gallardón, que dijo lo que dijo, la comisión ya está empezando a ser una comisión de inquisición, con un nivel de descalificativos e insultos por parte de la portavoz de Podemos intolerable”, señaló Cifuentes a preguntas de la prensa. La presidenta de la Comunidad de Madrid se refirió concretamente a “la intervención vergonzosa” de la portavoz adjunta de Podemos en la comisión de la Asamblea de Madrid, María Espinosa. “Poner en duda que el PP ha gobernado saqueando las instituciones es faltar a la inteligencia de la ciudadanía madrileña”, señaló.

La Comisión seguirá sus trabajos sin el PP

En el seno de Podemos se esperaban este movimiento y lo achacan a que a los populares “se les viene encima un rosario de imputaciones por el caso del Canal de Isabel II”.“Llamamos a comparecer a la cúpula del Canal de Isabel II en la etapa de Gallardón y hemos visto que esa cúpula ha terminado imputada. Deja muy claro que la comisión no va desencaminada cuando llama a alguien a declarar”, ha apuntado César Zafra, coordinador de Ciudadanos en Madrid y diputado autonómico.

“Este hecho demuestra que el PP solamente respeta las instituciones democráticas cuando puede sacar un provecho de ellas. Ahora abandonan la comisión porque se le viene encima un rosario de imputaciones por el caso del Canal de Isabel II”, ha apuntado la portavoz de Podemos Lorena Ruiz-Huerta”.

El PSOE se ha mostrado también muy crítico con los populares. Por medio de su jefe de filas en la Asamblea, Ángel Gabilondo, han sñalado que les parece “muy significativo que el PP abandone una comisión de investigación sobre la corrupción. No queremos hacer un juicio paralelo ni una causa general ni individual. No es una causa para reclamar responsabilidades jurídicas sino políticas. Y es nuestra obligación saber qué medidas han conducido a la corrupción”, ha afirmado en un canutazo a la prensa por el que ha justificado que la comisión “dura lo que duren los trabajos”. “Tienen algún interés en que esto se resuelva con celeridad no vaya a ser que esto se resuelva con un clima distinto”, ha añadido.

La comisión echó a andar en 2015 con polémica. El PP no quiso oponerse a su creación, dado que el conjunto de la oposición podía sacarla adelante pese a ese rechazo inicial. Sin embargo los populares sí se opusieron a que investigase casos como Púnica y Gürtel, las dos grandes trama de corrupción que enraizaron en la Comunidad de Madrid. Su argumento era que los casos estaba judicializados y que el objetivo último de la oposición era “abrir una causa general” contra el PP.

“Este comportamiento, protagonizado especialmente por Podemos, ha contado con el permisividad de la presidenta de la Comisión y el beneplácito del resto de grupos parlamentarios por puro ventajismo político”

PP de Madrid

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.