“No se puede gobernar un país ‘vía internet’”. Las palabras de Urkullu pronunciadas la semana pasada en relación a la situación de Puigdemont han levantado una polvareda. Las redes sociales recogieron una ingente cantidad de respuestas al lehendakari, unas críticas que fueron desde recordarle a los presidentes vascos en el exilio, Agirre y Leizaola, hasta instarle a “meterse en sus asuntos”. También se alzaron voces dentro del espectro político independentista catalán afeando que Urkullu “predique” sobre “cómo se debe gobernar”. Las reacciones han sorprendido mucho en Sabin Etxea, donde las consideran “muy injustas” a la vista de su “lealtad total” hacia Catalunya, que creen “probada” en los últimos meses.

La situación catalana es omnipresente en la vida política nacional y alcanza más de lleno si cabe a un PNV que, repiten, no ha tenido “constancia por vía oficial” de ningún enfado. Los jeltzales tienen la llave de los presupuestos de Rajoy y esto, sumado al papel mediador adoptado por Urkullu en el choque, ha puesto la lupa mediática sobre el partido. “Casi todas las preguntas que recibimos en entrevistas son sobre Catalunya y hay que recordar que, aparte de para valorar los resultados del 21-D, nunca hemos convocado una rueda de prensa para hablar del tema”, argumentan desde la formación ante las acusaciones de inmiscuirse en la política del territorio.

El PNV exige el cese del 155 y la “normalización” política en Catalunya para negociar presupuestos

Las cuentas de Rajoy son para los jeltzales el principal exponente de su “respeto” a Catalunya. Recuerdan que, con la renuncia de los partidos catalanes a su tradicional papel en el Congreso, el PNV goza de una posición privilegiada con la que podría “ahora mismo” sentarse a negociar con Rajoy y “sacar grandes contraprestaciones” para Euskadi. “Sin embargo, no lo hacemos por deferencia hacia Catalunya”, recalcan. El partido vasco exige para ello el levantamiento del 155 y la “normalización” de la política catalana.

En Sabin Etxea insisten en que, en todo momento, han sido “muy claros” en su oposición al 155, a las detenciones y en defender la “legitimidad catalana”. “Invitamos a quienes se enfadan a que no se queden con el titular, seguro que estamos de acuerdo en el 99%”, cuentan.

Con respecto a las palabras que originaron la polémica, defienden que son “coherentes” y que responden a una opinión con la que, además, “muchos están de acuerdo en Catalunya”. “Dentro de ERC, por ejemplo”, insisten. “Nunca nos hemos separado ni un milímetro de los partidos catalanes en el Congreso, donde ahí sí ha habido quienes han votado a favor de la ilegalización de partidos en Euskadi; así que, lecciones de algunos, las justas”, advierten.

En el partido vasco insisten en que no tienen “constancia oficial” de ningún enfado por las palabras de Urkullu

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.