La tasa de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español durante el periodo octubre-diciembre habría mantenido un ritmo similar al del tercer trimestre del año, situándose en el 0,8%, según el Banco de España. Este dato es el mismo que reflejaba el consenso de analistas de Funcas en septiembre, antes del 1-O y permite cerrar el año con una subida del 3,1%, en línea con lo previsto durante todo el ejercicio.

El organismo dice que aún hay pocos datos disponibles para evaluar el impacto de la crisis catalana, pero sitúa los datos que se conocen (empleo y turismo) en el escenario más positivo. Con todo, la economía catalana se ha desacelerado y lo ha hecho peor que el conjunto de España, cuando hasta ahora su dinamismo era mayor.

Este enfriamiento de la actividad de la comunidad autónomo se ha compensado con el fortalecimiento de los mercados de exportación, lo que dejaría el impacto total de la economía en línea con lo previsto.

A medio plazo, el Banco de España espera una continuación de la fase expansiva, favorecida por los avances observados en el proceso de reconducción de los desequilibrios de la economía, si bien se prevé que el crecimiento del PIB pierda cierta intensidad en los próximos años.

En concreto, estima un avance del PIB del 2,4% en 2018 y del 2,1% tanto en 2019 como en 2020. Con estos dos datos de crecimiento, no se subiría el salario mínimo en línea con lo comprometido con el Gobierno en el acuerdo social rubricado esta semana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.