Los militares estadounidenses están dispuestos a poner a prueba un láser instalado sobre un dron para poder derribar a grandes alturas los misiles balísticos enemigos. Sin embargo, este ensayo no será posible antes de que puedan aumentar el poder de este sistema de armas.

“Cuando logremos aumentar la potencia de nuestro láser, podremos estimar el uso de esta plataforma a gran altura para llevar a cabo pruebas”, dijo en rueda de prensa el director de la Agencia de Defensa Antimisiles, Gary Pennett. El funcionario afirmó que su servicio no tiene programado desarrollar un dron especial para grandes alturas.

  • El Departamento de Defensa desembolsó el año pasado 18,3 millones de dólares a las compañías Lockheed Martin y General Atomics para iniciar el desarrollo de un prototipo con un láser de baja potencia que debería derribar los misiles balísticos enemigos
  • La Armada de EE.UU. va a probar un cañón láser durante el próximo ejercicio RIMPAC 2018 en el océano Pacífico

Deja un comentario