La reunión de la Mesa del Parlament de este martes, que ha durado tres horas, ha vuelto a reflejar la insólita situación política por la que atraviesa Catalunya. La mayoría independentista ha solicitado un informe a los letrados para que estudien la viabilidad de presentar una querella contra el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, en nombre del Parlament. Junts per Catalunya y ERC consideran que se ha vulnerado las prerrogativas de la Cámara catalana al no permitir la salida de prisión de Jordi Sánchez para acudir al pleno de investidura y que cabe la posibilidad de emprender un procedimiento penal contra el juez instructor.

En un primer momento, los miembros de la Mesa de Junts per Catalunya han sugerido que este estudio se encargase a un bufete externo especializado en derecho penal. Pero los letrados del Parlament han creído conveniente estudiar ellos mismos esta posibilidad. “Si necesitan apoyo externo ya se buscará”, han sugerido miembros de la Mesa. Ciutadans y el PSC se han opuesto a esta iniciativa, que ha salido adelante con los votos del bloque independentista. La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, ha insistido en que “el Parlament no le puede hacer el trabajo sucio a Carles Puigdemont”.

Pleno sin Torrent

El debate de fondo que se ha vivido en la Mesa es el del bloqueo del Parlament, completamente paralizado debido a la ausencia de un Govern. El órgano rector de la Cámara ha analizado la propuesta de resolución de Ciutadans, en la que solicitan la celebración de un pleno y la comparecencia del presidente, Roger Torrent, para que explique ante los diputados la imposibilidad de encontrar un candidato a la presidencia de la Generalitat. De este modo se activaría el plazo de dos meses para, o bien investir un presidente, o bien convocar elecciones de nuevo.

El bloque independentista ha hecho valer su mayoría de nuevo para admitir la solicitud del pleno, pero no la comparecencia de Torrent “por un defecto de forma”. Según han explicado, el reglamento no prevé la comparecencia del presidente del Parlament. Arrimadas ha afirmado que su grupo presentará una reconsideración. “El momento es excepcional y Torrent ha de dar la cara”, ha insistido. Ahora es el propio Torrent el que debe poner fecha a este pleno en el que se discutirá el resto de la resolución de Ciutadans.

La Mesa también ha comentado la carta que el socialista Miquel Iceta ha enviado a Torrent en la que le solicita que saque el Parlament del “limbo” en el que se encuentra. Arrimadas ha anunciado que también remitirá una misiva a Torrent con idéntica intención.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.