El PDeCAT ha decidido adoptar un papel de “oyente” en la comisión para la evaluación y modernización del Estado autonómico en el Congreso, de la que no forma parte, y lo que ha tenido que escuchar en su primera jornada ha sido un rapapolvo, y no sólo de otros grupos de la Cámara: el ponente de los nacionalistas catalanes en la redacción de la Constitución de 1978 ha defendido que la norma fundamental del Estado debe respetarse en su integridad: “No hay vías al margen de la Constitución”. 

Éste es el mensaje que Miquel Roca ha lanzado a los herederos del partido que ayudó a fundar en 1975 y que han recibido desde la última fila para diputados de la sala constitucional dos representantes de la antigua Convergéncia, su portavoz, Carles Campuzano y Jordi Xuclà.

Campuzano había sorprendido a este órgano con su presencia en el arranque de la sesión, a la que ha acudido para escuchar el inicio de la primera de las intervenciones, la del jurista Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, durante cerca de una hora. Y ha decidido volver a las 16.30, cuando, de hecho, ha acompañado a Roca hasta la comisión, a la que también se ha sumado, en calidad de “oyente”, Jordi Xuclà.

Desde la última fila, ambos han asistido a la segunda parte de la sesión, en la que el jurista catalán ha dado su visión de la evolución del modelo autonómico y ha respondido a las preguntas de los grupos que sí integran este órgano impulsado por el PSOE. 

Roca, que como los otros dos ‘padres’ de la Constitución ha expresado recelos a la reforma que buscan los socialistas, ha hecho una cerrada defensa de la ley y, en concreto, ha subrayado que la Constitución “tiene que respetarse en su integridad”. Al margen de la Carta Magna sólo está su reforma, a través de las vías que esta norma permite. 

“En la Constitución cabe lo que cabe; lo que no cabe, no cabe”

Este ponente no ha hecho un discurso inmovilista, pero sí ha defendido que el modelo de organización territorial puede ser perfectamente revisado sin que para eso sea necesaria una reforma constitucional. Y en este marco, ha subrayado que “en la Constitución cabe lo que cabe; lo que no cabe, no cabe”. 

Después, ha continuado con sus dardos a los ahora independentistas al responder a la pregunta de si considera que en la Carta Magna cabe el derecho a decidir. Existe, ha defendido, y se ejerce en cada proceso electoral, en los que los ciudadanos votan libremente. Eso es para el fundador de CDC el derecho a decidir: “Esto es la democracia”, ha dicho.

En su opinión, pueden hacerse reclamaciones, pero siempre teniendo en cuenta lo que está al margen de la ley: “No se le puede pedir a la Constitución que resuelva lo que no puede resolver”, ha afirmado, si bien ha terminado con un mensaje hacia el entendimiento: “Déjenme creer que un problema político puede resolverse políticamente”.   

Y ha apostado por hacerlo desde el Congreso, donde se puede hablar, discrepar y construir. “Tenemos los instrumentos para poder pactar, acordar, hablar, entendernos y comprendernos, ¿no lo podemos hacer?”, ha cuestionado, con un discurso más cercano al de la Convergencia de siempre que al de su actual deriva independentista.

La intervención de Roca, como la de los otros dos ponentes, ha sido recibida por aplausos en la sala, pero no de todos: precisamente los dos diputados de PDeCAT han evitado aplaudir al que fuera portavoz de CiU durante varias legislaturas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.