El presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, ha defendido en la Audiencia Nacional como “libertad de expresión y opinión” la pitada al rey que tuvo lugar en la final de Copa de 2015 y en cuya organización participó la organización que lidera. Espot está acusado de injurias al rey y ultraje a España, por lo que la Fiscalía solicita sendas multas que en total suman 14.400 euros.

Espot se ha negado a contestar a la Fiscalía mientras que el juez José María Vázquez Honrrubia no ha llegado a preguntar. A cuestiones de su abogado, el acusado se ha referido a la pitada antes de que diera comienzo el partido entre el FC Barcelona y el Athletic Club, en el estadio del primero. “Mi impresión es que manifestar una protesta pública y sonora contra la presencia de un personaje público está amparado en mis derechos de expresión y opinión”, ha dicho.

Espot se ha acogido a su derecho a declarar en catalán, salvo cuando el magistrado dudaba del significado de alguna de las palabras, que el acusado traducía al español. El juez decidió que la traductora solo participara puntualmente. Vázquez Honrrubia había mostrado su contrariedad porque el acusado contestara en catalán cuando “sabe español perfectamente”.

El interrogatorio del abogado ha ido dirigido en parte a poner de manifiesto que por unos hechos similares en la final de Copa de 2009, Espot no tuvo que responder penalmente, a pesar de la denuncia que sin éxito presentó contra él la Fundación Denaes en la Audiencia Nacional. 

Espot ha aludido a su afirmación en una entrevista de que “con un par de pitadas más de entidad, el Estado español finiquitará”. El acusado ha explicado que buscaba un titular que recogiera la “debilidad” que él considera muestra el Estado al reaccionar de una forma tan contundente contra una protesta como la pitada, pero que tenía claro que la forma de un Estado no acaba con una pitada. 

El acusado se ha definido en todo momento como “un activista político” y a su asociación como un proyecto en defensa de la cultura y la lengua catalanas, así como de la independencia. Espot fue candidato en 2001 a la Alcaldía de Barcelona por el partido Solidaridad Catalana. Ante el juez ha negado que su asociación comprara ni distribuyera los silbatos de la pitada. 

Espot publicó el 28 de mayo de 2015 un manifiesto en la página de Facebook de Catalunya Acció en el que proponía a los aficionados culés “una sonora pitada que, sin duda, acompañarán también los seguidores vascos”.

Deja un comentario