El ficticio Sant Esteve de les Roures crece en la red. El municipio catalán, cuya existencia solo aparece documentada –por error, por supuesto– en un atestado sobre los hechos del 1-O que la Guardia Civil envió al juez Pablo Llarena, y que tantas burlas ha suscitado entre los sectores independentistas, ya se ha convertido en un auténtico fenómeno en Twitter.

La broma ha ido tan lejos que se han creado casi un centenar de cuentas que simulan instituciones y entidades del pueblo. Sant Esteve, que también tiene entrada en la Wikipedia en catalán, dispone de una cuenta oficial de su ayuntamiento, de su parque de bomberos, sus juzgados y su propio hospital, además de las agrupaciones locales de todos los partidos, ateneos, colles castelleres y de gigantes, medios de comunicación propios, todo tipo de clubes y comercios, e incluso universidad –con web incluida–, aeropuerto y centro de investigación nuclear. Ahí es nada.

El clímax para toda este entramado humorístico tuvo lugar la semana pasada cuando la propia cuenta oficial de la Guardia Civil dio por buena la cuenta del ficticio ayuntamiento e interactuó con ella. Una situación que multiplicó los chistes por internet. Por cierto, el alcalde de esta localidad virtual es el señor Orni, nombre que hace referencia al “tal Orni” que también el Instituto Armado documentó en uno de sus informes sobre las conversaciones que mantuvieron altos cargos del Govern antes del 1-O. Probablemente en esta ocasión los agentes confundieran la expresión catalana ‘fer l’orni’(hacer oídos sordos) con el nombre de una persona que no lograron identificar.

Algunas de las cuentas creadas:

Deja un comentario