Crear una oreja artificial por impresión 3D con células del paciente; sintetizar nuevos fármacos capaces de combatir la resistencia a antibióticos de algunas bacterias; o estudiar la fuerza mecánica que usan las células cancerosas para escapar del tumor inicial y generar metástasis en otros órganos y tejidos.

Son tres de los 12 proyectos seleccionados en la primera edición del programa MIT-Spain ‘la Caixa’ Foundation Seed Fund que busca establecer lazos fructíferos de colaboración entre la que se considera la mejor universidad del mundo, el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), y los centros de investigación españoles.

“La idea es fomentar la excelencia científica promoviendo proyectos de colaboración entre el MIT y las instituciones españolas, así como la movilidad y el intercambio de estudiantes entre países, de manera que eso pueda servir de semilla para impulsar proyectos más largos. También se busca aumentar la visibilidad de la investigación puntera de España y viceversa”, explica Mercè Balcells, codirectora del programa MIT-Spain y científica del MIT.

A esta primera convocatoria se han presentado 30 proyectos de 24 centros estatales distintos, pertenecientes a tres ámbitos: salud, energía y economía global. Un comité de expertos del MIT se ha encargado de evaluar las propuestas recibidas y hacer la selección final.La iniciativa está previsto que dure tres años, aunque podría prorrogarse, y tendrá un presupuesto total de un millón de dólares, lo que supone unos 25.000 euros por proyecto.

A esta primera convocatoria se han presentado 30 proyectos de 24 centros estatales distintos, pertenecientes a tres ámbitos: salud, energía y economía global.

“El dinero que recibe cada grupo no sirve para financiar investigación, sino que se busca favorecer el intercambio entre grupos de investigación, desplazamientos, estadas postdoctorales. Establecer una conexión que permita que se establezcan lazos a medio y largo plazo con líneas de investigación”, resalta Àngel Font, director corporativo del Área de Investigación y Estrategia de la Fundación Bancaria ”la Caixa, que añade que “el MIT es la institución que más becarios de la Caixa ha recibido en los últimos 32 años, que es el tiempo que lleva en marcha el programa de posgrados en el extranjero”.

La comunidad que más proyectos ha conseguido es Catalunya, con 7, seguida de Madrid y Comunidad Valenciana, cada una con dos, y Cantabria, con 1.

La idea de esta iniciativa surge de Mercè Balcells, ex becaria de la Caixa, quien hace 10 años ya puso en marcha el programa de colaboración MIT Spain, que busca fomentar la colaboración entre científicos y estudiantes de esta institución y centros de investigación, hospitales y empresas españoles.

“Me invitaron a dar una charla a los becarios de la Caixa en un acto al que asistieron incluso los reyes y aproveché para proponerle al director general de la Caixa hacer algo más con el MIT. Eso fue hace dos años y él me dijo que adelante. Esta iniciativa ha tenido un éxito rotundo en el MIT. 50 profesores de los 900 que hay en plantilla en esta universidad americana se han interesado por colaborar con España”, cuenta esta química que se dedica a la regeneración de tejidos.

Esta iniciativa ha tenido un éxito rotundo en el MIT. 50 profesores de los 900 que hay en plantilla en esta universidad americana se han interesado por colaborar con España.

Mercè Balcells

Codirectora MIT-Spain

Uno de los proyectos seleccionados es el del Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros del CSIC para elaborar nuevos sistemas antimicrobiales para combatir las infecciones con resistencia a antibióticos. “Conocíamos a un grupo en el MIT que trabajaba en el desarrollo de sistemas antimicrobianos, contactamos con ellos, les explicamos nuestra investigación y les pareció buena idea presentar un proyecto conjunto”, explica Alexandra Muñoz, científica del CSIC y líder de esta propuesta.

El equipo del MIT sintetizan péptidos, que diseñan a medida para ser más eficientes en la lucha contra las bacterias. El grupo del CSIC desarrollan polímeros, compuestos químicos que ofrecen un nuevo sistema de liberación de fármacos más potente, efectivos a largo plazo.

“La idea es combinar sus péptidos con nuestros polímeros. Dos de nuestros estudiantes de doctorado irán al MIT en julio a hacer una estancia de un mes. Se llevarán los polímeros que vamos a desarrollar aquí y allí, en Boston, harán los primeros experimentos. En septiembre vendrá un estudiante del MIT a trabajar con nosotros. Esperamos poder plantar una semilla de colaboración con el MIT para poder pedir más proyectos en el futuro”, dice Muñoz.

La iniciativa forma parte del plan estratégico de la Caixa para 2016-2019 con el que esta entidad pretende triplicar la inversión en ciencia y pasar de 30 millones a 90 millones de euros, que es “la expectativa que tenemos de llegar el año próximo. Para hacer este salto, no solo se trata de gastar más sino de orientar la inversión mejor”. Para ello cuentan con un consejo asesor del comité de investigación, integrado por científicos de reconocido prestigio, desde Pedro Alonso, a Valentí Fuster, Pedro Solana, o Victoria Camps, entre otros, que orientan la política científica de la Fundación”.

Esperamos poder plantar una semilla de colaboración con el MIT para poder pedir más proyectos en el futuro.

Alexandra Muñoz

Científica del CSIC

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.