La casa de subastas Sotheby’s saca a subasta una preciosa joya vinculada a familias reales europeas durante 300 años. Esta piedra preciosa, conocida como el diamante azul de Farnesio, ha pasado completamente desapercibida todo este tiempo, escondida en un joyero y pasando de generación en generación entre la realeza europea sin que nadie supiese de su existencia.

La primera referencia que se tiene de esta joya es de 1714, cuando el rey de España Felipe V se caso en segundas nupcias con la princesa italiana Isabel Farnesio. La pareja recibió a modo de regalo de bodas un diamante azul en forma de pera, gentileza del gobernador de Filipinas.

El matrimonio tuvo cuatro hijos y tres hijas, pero el favorito de Isabel era el menor, Felipe, quien heredó el ducado de Parma y el diamante azul de su madre. La gema pasó, años después, a manos de su hijo Fernando, segundo duque de Parma y nieto de Isabel.

A lo largo de la historia, esta reliquia fue traspasada generación a generación, como muestra la inscripción de la placa de plata que acompaña al diamante en la subasta y que reza así: “Azul brillante notable. Esta piedra histórica fue ofrecida por las Islas Filipinas a Isabel Farnesio, Reina de España, esposa de Felipe V, bisabuelo del conde de Villafranca, actual propietario de esa piedra”. Este conde, nacido en 1799, era descendente de la reina, que era su tatara-tatara-abuela.

A su muerte, la joya pasó a manos de su nieto Roberto, que vivió casi toda su vida en Austria y se casó con María Ana de Austria Borbón-Parma. En un inventario de joyas escrito por ella misma, habla de una tiara confeccionada con un cinturón de diamantes de la reina María Antonieta, que fue un regalo de bodas de sus hermanos y cuñadas. María Ana describe también que el diamante azul estaba montado en esta tiara.

Cien años después de la caída del imperio austríaco, y después de pasar por Francia, España, Italia y Austria, el diamante azul de Farnesio sale a la luz en la casa de subastas Sotheby’s. De 6,16 quilates saldrá a la venta el próximo mes de mayo y su valor ronda los cuatro millones de dólares, aunque se desconoce la identidad del propietario actual.

Sale a subasta el 15 de mayo Sale a subasta el 15 de mayo (Sotheby’s)

Deja un comentario