El ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, pidió este domingo el boicot contra la región de mayoría árabe de Wadi Ara, en el norte del país, donde numerosos ciudadanos participaron ayer en manifestaciones contra la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como la capital de Israel.

“Deberían entender que no son queridos aquí, no son parte de nosotros”, dijo el ministro en una entrevista en la radio del Ejército, en la que insistió que los residentes de Wadi Ara, en su mayoría palestinos con ciudadanía israelí, “no tienen conexiones con este país”.

Lieberman hizo estos comentarios a raíz de las protestas que se registraron este sábado en la zona, una región de la Galilea, donde cientos de personas se manifestaron en contra de la decisión estadounidense que rompió con décadas de consenso internacional sobre Jerusalén.

El ministro advierte que la Policía responderá a “toda protesta ilegal”

“Lo que está pasando en Wadi Ara es intolerable (…) Por eso hago un llamamiento al boicot de Wadi Ara. No ir allí ni comprar. Necesitan entender que es imposible manifestarse con banderas de Hizbulá, palestinas y fotos de (líder de Hizbulá, Hasan) Nasralá”, criticó el titular de Defensa.

Lieberman también dijo que espera que la situación “regrese a la normalidad, sin disturbios ni violencia, y todo sea cosa del pasado”, tras numerosas protestas y disturbios contra fuerzas israelíes que se han repetido estos días, principalmente en Gaza y Cisjordania, con algunos altercados en Jerusalén Este, la parte ocupada por Israel y donde la policía ha advertido que respondería a “toda protesta ilegal”.

En esta nueva escalada de tensión han fallecido cuatro palestinos en Gaza, dos de ellos en enfrentamientos con los soldados israelíes y dos en bombardeos de la aviación israelí contra posiciones del movimiento islamista Hamás, y más de cuatrocientas personas han resultado heridas.

Deja un comentario