El BOE de hoy recoge la ejecución presupuestaria a 31 de diciembre de 2017. Así, justo un día después de que Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda, llevara al Congreso el proyecto de Presupuestos Generales de 2018, el BOE publica qué ha pasado, en términos globales, con los del año anterior. Y, un año más, el presupuesto de Defensa ha engordado sus cuentas.

Esta vez, 1.350 millones extra, lo que hace que pase de 7.639 millones en los presupuestos a casi 9.000 en los créditos finales. Son cifras de ejecución similares a las de 2012, el ejercicio de los últimos años en el que el gasto final, el real, fue el más elevado.

Defensa ha inflado su presupuesto pese a que contaba con un margen mucho mayor -7.639 millones de base frente a los 5.788 de 2016- y lo ha hecho sin créditos extraordinarios, un sistema que se ha venido utilizando en los últimos ejercicios y que inyectaba cientos de millones extra en verano vía Decreto-Ley para el pago de programas especiales de armamento, y que el Constitucional tumbó en 2016.

En la sentencia, que responde a un recurso presentado por varios grupos parlamentarios (PSOE, IU, ICV, CHA y UPyD) contra el crédito de 2014, el Constitucional considera que el uso del Real decreto-ley para aprobar estos pagos no está justificado y anuló la decisión. Eso sí, no hubo marcha atrás para las transferencias ya realizadas y de presupuestos anteriores (2014 y 2015).

Así, en 2016 el Gobierno no pudo aprobar ese crédito extraordinario, y aplazó a 2017 el pago de 717 millones de euros destinados a sufragar estos programas de modernización de las Fuerzas Armadas. El presupuesto inicial de 2017, así, incluye después de muchos años de ocultarlo en la aprobación de los PGE, una previsión sobre el coste de estos programas especiales: unos 1.800 millones para los pagos atrasados de 2016 y los correspondientes a 2017.

Pese a que ese coste ya estaba contemplado en los presupuestos iniciales y a que la cuantía destinada a Defensa para el año pasado año había crecido casi 2.000 millones, el gasto final sigue inflándose, como en ejercicios anteriores.

Si el proyecto de presupuestos que presentó ayer Montoro se aprueba, la partida para Defensa será mucho mayor que en 2017, superando los 8.000 millones. Pese a ese crecimiento, veremos si al final del año la ejecución vuelve a hacer engordar ese crédito y las cifras finales son, como pasó en 2017 y en ejercicios anteriores, muy distintas de las presentadas ante el Congreso.

(Texto republicado de El Boe Nuestro de Cada Día, un proyecto de Civio)​

Deja un comentario